Obsolescencia programada, ¿cuál es la vida útil de un ordenador portátil?

La obsolescencia programada contribuye a la creación de basura tecnológica, lo que perjudica al medioambiente. Descubre en qué consiste este fenómeno y algunos consejos para primar la sostenibilidad en tus compras
Sostenibilidad24 mayo, 202279316 min
Blog Ruralvía » Sostenibilidad » Obsolescencia programada, ¿cuál es la vida útil de un ordenador portátil?

 

Baterías que se agotan de repente, un software que pierde su fluidez o piezas imposibles de reparar son solo algunos de los síntomas que anticipan que tu ordenador puede estar sufriendo la temida obsolescencia programada. En el post de hoy te explicamos en qué consiste la obsolescencia programada y ofrecemos algunos consejos para primar la sostenibilidad en tus compras.

¿Qué es la obsolescencia programada?

Teléfonos móviles, tabletas, impresoras u ordenadores portátiles son algunos de los aparatos electrónicos que se han vuelto indispensables en nuestras vidas y que, sin razón aparente, pueden comenzar a fallar a medio plazo. Muchas veces, al tratar de repararlos, podemos encontrarnos con que, o es demasiado caro o bien no existe una pieza de repuesto en el mercado.

Esta situación suele presentarse con más frecuencia de la que nos gustaría, y es que muchos de los aparatos eléctricos que compramos podrían contar con diferentes tipos de obsolescencias destinadas a programar su muerte: desde fallos inexplicables hasta lanzamientos de nuevas versiones de los equipos al mercado para conseguir un mayor número de ventas.

La obsolescencia programada es un proceso que consiste en limitar la vida útil de un producto de forma planificada. Para lograrlo, algunas compañías introducen en su diseño elementos que presentan una durabilidad determinada. De esta manera el consumidor se verá obligado cada cierto tiempo a sustituir un producto por otro, al volverse inútil, no funcional o desfasado.

Tipos de obsolescencia

Muchos de los productos tecnológicos que encontramos en el mercado podrían presentar en el futuro alguna de las siguientes clases de obsolescencia:

  • Obsolescencia programada: aquella que estima el tiempo de vida útil del producto.
  • Obsolescencia indirecta: se da en los productos que son imposibles de reparar y obligan al consumidor a sustituirlo por otro nuevo.
  • Obsolescencia por incompatibilidad: generalmente se da cuando el producto es incompatible con las tecnologías y/o softwares actuales.
  • Obsolescencia psicológica: es aquella que busca que el consumidor piense que su producto ha quedado obsoleto y debe sustituirlo por un modelo nuevo.

 

El origen de la obsolescencia programada

Aunque parece un concepto novedoso, la obsolescencia programada lleva instaurada en nuestro sistema económico y social desde hace ya más de 100 años. El germen de esta idea la encontramos en el Cártel Phoebus, un acuerdo firmado el 23 de diciembre de 1924 en Ginebra entre los grandes fabricantes de bombillas del momento – Osram, Philips y General Electric – para controlar su producción y venta.

A través de este pacto, acordaron reducir la vida útil de todas sus bombillas. De esta forma, si en 1879 la bombilla de Thomas Edison tenía una vida útil de 2.500 horas, tras este acuerdo pasaron a durar 1.000 horas. Una vida útil que conservan las bombillas incandescentes en la actualidad.

Sin embargo, no fue hasta 1932 cuando se acuñó el término de obsolescencia programada de la mano de Bernard London, quien sugirió en este artículo un modo de estimular el consumo para capear la Gran Depresión: “Definir la obsolescencia de los bienes de consumo en el momento de su producción”. A partir de entonces, este término iría ganando paulatina popularidad hasta nuestros días.

Ejemplos de obsolescencia programada: ¿la has sufrido?

A pesar de que muchos países de la Unión Europea ya están incorporando normativas que sancionan estos comportamientos, en España su regulación aún se encuentra en una fase inicial a través del Real Decreto 110/2015. Por ello es bastante común que cualquier consumidor pueda encontrarse de repente con algunas de las siguientes consecuencias que provoca el fenómeno de la obsolescencia programada:

  • Imposibilidad de reparación: muchos aparatos electrónicos están diseñados de tal manera que el usuario no puede repararlos, sustituir sus piezas o incluso abrirlos en algunas ocasiones.
  • Materiales poco resistentes: algunos productos están diseñados para deteriorarse rápidamente. En el caso de los ordenadores, las actualizaciones de software dejarán de ser compatibles en algún momento.
  • Baterías que no se pueden sustituir: algunos ordenadores portátiles cuentan con baterías de ion de litio, que no pueden ser sustituidas por el consumidor y que le ‘empujan’ a comprar un nuevo dispositivo.

¿Cuál es la vida útil de un ordenador portátil?

Los ordenadores son uno de los aparatos tecnológicos que se han vuelto indispensables en nuestras vidas, bien sea en nuestro ámbito personal o, sobre todo, en el profesional. Por ello, es normal que, a la hora de realizar un desembolso importante en su compra, nos preguntemos cuánto tiempo nos va a durar.

A continuación, te mostramos una estimación aproximada de la vida útil de un portátil en función del uso que le vayamos a dar: personal, profesional o gamer.

  • Ordenadores para uso doméstico: navegar por Internet o enviar correos electrónicos son algunos de los usos básicos que un usuario estándar puede hacer de un ordenador en su casa. Por esta razón, este tipo de ordenadores tienden a ser los menos resistentes y los que presentan una vida útil más corta.
  • Ordenadores para profesionales: diseñados para realizar un uso más intensivo de ellos. Este tipo de portátiles duran más y ofrecen una mayor estabilidad. Por lo general, presentan una carcasa de metal o reforzada con fibra de carbono en lugar de plástico, lo que les confiere una mayor resistencia y durabilidad. Este tipo de ordenadores suele presentar una vida útil aproximada de entre 7 y 10 años.
  • Ordenadores para gamers: su durabilidad viene determinada por factores como el material de fabricación, si cuenta o no con flujo de aire o el tipo de juegos que se eligen. Lo más habitual es que este tipo de ordenadores tengan una vida útil de entre 2 y 5 años aproximadamente dependiendo de sus características y los cuidados que le proporcione el usuario.

Consejos para alargar la vida útil de tu ordenador portátil

  • Desenchúfalo cuando esté totalmente cargado: algunas baterías no se pueden extraer ni sustituir. Por ello, no mantengas tu portátil enchufado una vez esté cargado ya que esta práctica puede reducir su durabilidad.
  • Limpieza y mantenimiento: el polvo impacta negativamente en la vida útil de los ordenadores. Lo ideal es mantener una correcta limpieza de su hardware siempre que sea posible.
  • Utiliza almohadillas de enfriamiento: el calor es otro de los factores que juega en contra de la vida útil de un ordenador. Si tu ordenador se sobrecalienta con frecuencia, es probable que su vida útil se vea reducida drásticamente.
  • Actualiza los componentes internos: para evitar que tu equipo funcione con lentitud o pueda ser atacado por hardware maligno, es recomendable mantener el sistema operativo lo más actualizado posible.

Problemática medioambiental: prima la calidad, durabilidad y sostenibilidad en tus compras

Tal y como avanzábamos unas líneas atrás, nuestro país todavía no cuenta con una normativa sólida que regule el fenómeno de la obsolescencia programada, lo que fomenta un impacto negativo en el cuidado y protección del medio ambiente. Por ello, a la hora de comprar un nuevo equipo, es importante priorizar aquellos factores que fomenten la durabilidad y la sostenibilidad.

Desde las entidades de Grupo Caja Rural queremos ponerte las cosas fáciles, por eso en nuestra web encontrarás un práctico simulador de préstamos para que puedas encontrar aquel que mejor se ajusta a tus necesidades de una forma rápida y sencilla.

Recuerda además que, si tienes entre 14 y 30 años, a través del programa Joven In puedes disfrutar de las mejores ventajas de nuestros préstamos para jóvenes. ¿Necesitas un nuevo ordenador para tu etapa universitaria? Tenemos el préstamo que necesitas: fácil de solicitar, rápido de obtener y siempre adaptado a tus necesidades.

No obstante, recuerda pasar por tu entidad de Grupo Caja Rural más cercana ya que allí podrás consultar la oferta de préstamos específicos disponibles como el Préstamo Felicidad de Caja Rural Central o el Préstamo Preconcedido de Caja Rural de Navarra.