Lagom: el término sueco para conciliar trabajo y familia

Dinamarca, Suecia o Finlandia figuran entre los países con mayor índice de felicidad del mundo por sus políticas de conciliación, vida y trabajo. ¡Conoce todos los detalles!
Empresas11 noviembre, 202148611 min

El estilo de vida de los países nórdicos ha sido numerosas veces ensalzado. Sus políticas de conciliación laboral, la manera de equilibrar la vida personal y profesional o su apuesta por la movilidad sostenible, son algunos de los factores que hacen que, año tras año, Dinamarca, Suecia o Finlandia figuran entre los países con mayor índice de felicidad del mundo.

¿Qué significa Lagom?

En la cultura sueca existe un concepto creado exclusivamente para subrayar que la virtud se encuentra en el punto medio y que promover esta filosofía de vida es útil para vivir en equilibrio y hacerle frente a los excesos. “Lagom” significa “ni mucho, ni poco”, “en su justa medida” o, lo que en el terreno laboral significa “saber cuándo parar”. Desde el punto de vista etimológico, el origen de esta palabra procede de ”laguhm“, que se traduce como “de acuerdo con la ley”.

Pero la trascendencia de esta palabra no finaliza en su origen etimológico, sino que va mucho más allá. A partir de un término como “lagom” Suecia ha levantado gran parte de su cultura y filosofía laboral, algo que se refleja en aspectos como que se trata de uno de los países con los permisos de maternidad y paternidad más largos del mundo.

De hecho, tan presente está el lagom en la vida diaria de los suecos, que en varias ocasiones se ha señalado que este es uno de los secretos mejor guardados de las empresas suecas. Al fomentar la conciliación laboral y familiar, tanto desde el ámbito público como el privado, los trabajadores acuden más felices a su puesto de trabajo e, indirectamente, esto hace que sean más eficientes durante el tiempo que están en la oficina.

Además, la filosofía lagom se aplica de forma horizontal en toda la sociedad sueca, lo que favorece a su vez que tanto empresarios como trabajadores busquen el equilibrio en todas las tareas diarias, tanto las que atañen a la vida personal como aquellas que se quedan únicamente en el terreno de lo laboral.

Las empresas aplican la filosofía lagom para fomentar la conciliación de la vida familiar y laboral

Como venimos mencionando, Suecia es uno de los países que más se esfuerza por dar ejemplo en materia de productividad y satisfacción laboral. Es decir, sus empresas presumen de poseer un crecimiento económico sostenible y a su vez un índice de satisfacción laboral elevado. Pero ¿qué aspectos concretos son lo que hacen que el lagom se aplique en el día a día de los suecos?

Además de los amplios permisos de paternidad y maternidad mencionados anteriormente, en Suecia prácticamente todas las empresas echan el cierre a las 17:00 horas y, por tanto, priorizan que tanto responsables como trabajadores puedan disfrutar de un tiempo diario dedicado a la crianza, las tareas domésticas o el deporte.

Incluso, hay algunas compañías que cierran todo el verano en pro del descanso de toda su plantilla.

En línea con esta idea, Suecia ha sido también uno de los primeros países en apostar y facilitar el teletrabajo a sus empleados. Mucho antes de la pandemia, aquellos trabajadores que así lo deseaban podían terminar parte de su jornada en casa y así recoger a sus hijos del colegio o la guardería a tiempo.

Y, por último, si hablamos de lagom inevitablemente tenemos que hablar de fika, el término sueco que hace referencia a la pausa que se realiza en el trabajo para charlar y tomar una taza de bebida calienta junto a los compañeros. El fika es toda una tradición que se respeta en todas las empresas, entre otras cosas, porque está comprobado que esos pequeños descansos para socializar, fomentan la creatividad y la productividad de los trabajadores.

¿Cómo conciliar la vida laboral y familiar al estilo sueco?

El lagom es posible en Suecia no solo porque haya nacido en el seno de este país, sino porque parte de su estructura social ha sido diseñada en base a esta filosofía. Por lo tanto, esto quiere decir que, aunque intentemos llevar un estilo de vida de este tipo, nuestro comportamiento individual puede no ser suficiente. El contexto social y coyuntural del entorno en el que vivimos también nos afecta.

Sin embargo, sí que podemos tener presente esta filosofía de vida y comportamiento en pequeñas acciones de nuestro día a día. Por ejemplo, desde el punto de vista del consumo, pensar en términos de lagom va de la mano de comprar y desear solo aquello que realmente necesitemos, algo que nos ayudará a llevar un estilo de vida más minimalista y equilibrado.

Por otro lado, en el ámbito laboral, podemos tratar de aplicar la filosofía sueca intentando centrarnos en lo realmente urgente y no en las tareas más superfluas. Por ejemplo, comunicar desde la asertividad que algunas reuniones podrían evitarse en pro de optimizar las dinámicas de trabajo y mejorar la calidad de los proyectos.

Por último, en este ejercicio de alcanzar el punto medio y disfrutar de lo realmente importante, puede resultarnos útil priorizar el acceso al tiempo de calidad. Realizar pequeñas desconexiones digitales o practicar la meditación pueden ayudarnos a encontrar el espacio de calma necesario para disfrutar de un tiempo en familia, de la lectura de un buen libro o un paseo al atardecer.