Fruit Attraction 2021: Producción y exportación de frutas y hortalizas en España

IFEMA acogió la última edición de Fruit Attraction 2021, una de las citas más importantes para el sector hortofrutícola. Este año, entre otros temas se habló la situación de las exportaciones de frutas y hortalizas en España.
Sostenibilidad3 noviembre, 202151511 min

Hace poco más de un mes, la Feria de Muestras de Madrid acogió la última edición de Fruit Attraction 2021, una de las citas más importantes para el sector hortofrutícola y donde este año se debatieron temas de interés como la situación de las exportaciones de frutas y hortalizas en España así como los retos y oportunidades que plantean los Fondos Next Generation de cara a la digitalización de la agricultura y la comercialización de frutas y verduras.

Innovación y digitalización del sector agroalimentario en España

A raíz de la inminente llegada de los fondos europeos, uno de los temas más tratados en Fruit Attraction 2021 fue la sostenibilidad. Expertos del sector agroalimentario y cargos públicos coinciden en la necesidad de digitalizar las actividades agrícolas y el transporte de mercancías para asegurar la competitividad de la exportación de frutas y hortalizas de España.

A pesar de que las exportaciones han crecido un 6% en el último año, las importaciones lo han hecho un 30%, lo que se traduce en que seguimos comprando fruta y verdura en el extranjero. Esta realidad, que perjudica directamente a nuestra competitividad como país, se debe entre otras cosas a que países como Turquía o Marruecos están ampliando su cuota de mercado a costa de no cumplir con el precio mínimo que Europa exige establecer. Esta situación está perjudicando a los productores europeos (y españoles) que sí cumplen las exigencias fitosanitarias en materia de seguridad o de mano de obra.

Así y con la finalidad de no perder más cuota de mercado, desde Fruit Attraction 2021 señalan la necesidad de incorporar facilidades tecnológicas a los cultivos. Por ejemplo, la agricultura de precisión que utiliza mapas del suelo o los drones que alertan del estrés hídrico o futuras plagas de malas hierbas, representan parte de la hoja de ruta a seguir para garantizar la transformación que el sector necesita.

En definitiva, se ha propuesto destinar los 53.000 millones que recibirá el sector agroalimentario español para digitalizar los procesos y las dinámicas de trabajo, siempre desde el punto de vista de que esta transformación no supone un gasto, sino que se trata de una inversión.

Y, en esta línea de evolución, reducir el papeleo y los trámites administrativos del sector transportes, también ayudaría, según apuntan los expertos de Fruit Attraction, a reducir costes y aumentar la competitividad de las exportaciones.

La difícil situación del plátano de Canarias

El plátano de Canarias no vive actualmente su mejor momento en términos comerciales. Debido a la erupción del volcán Cumbre Vieja en la isla de la Palma, a mediados de octubre la lava ya había arrasado más de 100 hectáreas. Esta destrucción afecta sobre todo a la zona del valle de Aridane, una de las zonas más cotizadas para su cultivo y donde la pérdida económica ronda los 40 millones de euros.

Y es que, con una producción que alcanza el 32% anual, la isla de la Palma es la segunda productora y exportadora de plátano de Canarias por detrás de Tenerife. Teniendo en cuenta que, además, se trata de una provincia cuya economía depende en un 11% de la agricultura, priorizar las indemnizaciones a los productores y garantizar la continuidad de la cadena de suministro será clave para intentar minimizar el precio a pagar por el desastre natural.

Las soluciones que se proponen no son exclusivamente económicas, sino también estratégicas. La erupción del volcán ha sepultado una buena parte de las fincas, pero también ha derivado en un problema de acceso al riego.

Por si esto no fuese suficiente, las plantaciones que se han salvado de la colada del volcán, ven como la apariencia exterior de sus plátanos está ligeramente deteriorada, lo que preocupa de cara al consumidor. De hecho, ya son más de 1.500 hectáreas afectadas por la ceniza del volcán que provoca defectos estéticos en los plátanos, como motas o arañazos, que impiden su venta.

Desde Canarias y desde diferentes puntos de España, se anima al ciudadano a comprar plátano de Canarias frente a otros productos similares, en ocasiones más económicos, como las bananas. De esta forma, los plataneros de La Palma podrán sentir el compromiso de la sociedad para ayudarles a superar este desastre natural.

¿Por qué apostar por el comercio local y de proximidad?

Situaciones como las que estamos viviendo actualmente en La Palma son excepcionales, pero son un ejemplo más de la importancia de apoyar al comercio local y de proximidad.

Consumir frutas, verduras y hortalizas de las tiendas de tu localidad no sólo te ayuda a reducir la huella de carbono, adquiriendo productos kilómetro cero y de proximidad, sino que también es una forma muy eficaz para comenzar a alimentarnos con productos de temporada.

Por último, cabe destacar que llenar la cesta de la compra en la red de comercios locales de tu zona será una manera de mantener activas y vivas las zonas rurales, haciendo que exista una actividad económica y social en las mismas.

El hecho de que tú te preocupes en comprar las verduras a productores locales contribuirá a que el sector agroalimentario de tu provincia sea cada vez más rentable y que, como consecuencia, se genere más empleo. Lo cual, en definitiva, atrae más ciudadanos residentes en estas zonas y, de forma directa, estarás luchando contra la despoblación.

Un proyecto que lleva ya años impulsando el comercio local y de proximidad lo encontramos, precisamente, en Canarias. Con el objetivo de apoyar a los productores de todo el archipiélago, desde Cajasiete crearon Seseo Canarias, una plataforma de compra online que conecta al consumidor con distintos productores agroalimentarios de las islas.

Así, a través de esta iniciativa de Cajasiete junto con productores canarios, los habitantes de las siete islas pueden disfrutar de productos de alimentación, cosmética y artesanía cultivados o diseñados en su misma comunidad autónoma, una excelente forma de ayudar al comercio de proximidad, en uno de los momentos que más lo necesita.