fbpx
 

ActualidadDinero en efectivo: los límites en Europa

Alguna vez te has preguntado si podríamos vivir sin dinero en efectivo. Te contamos las limitaciones al metálico en los distintos países de la Unión Europea
4 agosto, 2020185211 min

¿Seríamos capaces de vivir sin monedas ni billetes? Hace tiempo que hay sobre la mesa una propuesta del Gobierno para eliminar gradualmente el dinero en efectivo, con el fin de luchar contra la economía sumergida y reducir el fraude fiscal. Un tema que, ahora, tras la pandemia por el coronavirus vuelve a estar en boca de todos.

 

Aunque el dinero en metálico no tiene riesgo de contagio de COVID-19, tal y como han asegurado desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), durante este tiempo se ha impulsado el pago a través de dispositivos móviles y con tarjeta.

 

En nuestro país, las limitaciones al pago en efectivo están recogidas en la Ley 7/2012, de 29 de octubre de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude. En ella se establece un límite de 2.500 euros para el abono de facturas o compras. En el caso de que el pagador sea una persona física que justifique que no tiene su domicilio fiscal en España y no actúe en calidad de empresario o profesional, el importe es de 15.000 euros o su contravalor en moneda extranjera.

 

Para quienes lo incumplan, la ley contempla multas graves. Como base de la sanción se establece la cuantía pagada en efectivo en las operaciones de importe igual o superior a 2.500 euros o 15.000 euros, o su contravalor en moneda extranjera, según se trate de uno u otro de los supuestos anteriormente mencionados. Y consiste en multa proporcional del 25 por ciento de la base de la sanción.

 

En 2018, el Gobierno presentó el Anteproyecto de Ley contra el Fraude Fiscal, llevado recientemente al Congreso, en el que se propone rebajar de 2.500 a 1.000 euros los pagos en metálico hechos por profesionales y de 15.000 a 10.000 euros las operaciones entre ciudadanos no residentes en España. Una medida que el Banco Central Europeo (BCE) ha calificado de “desproporcionada, si se considera su posible repercusión adversa en el sistema de pagos en efectivo”.

 

Asimismo, el BCE sostiene que «la posibilidad de pagar en efectivo sigue siendo muy importante para ciertos sectores sociales que, por diversas y legítimas razones, prefieren usar el efectivo en lugar de otros medios de pago. Es ampliamente aceptado y rápido y permite al pagador controlar sus gastos. Además, es un medio de pago que permite a los ciudadanos liquidar operaciones al instante, y el único medio de pago en dinero del banco central y a su valor nominal que no conlleva la posibilidad legal de cargar una comisión por su uso. Asimismo, el pago en efectivo no requiere una infraestructura funcional técnica y siempre puede usarse, lo cual es muy importante en caso de interrupción de los pagos electrónicos».

 

¿Qué ocurre en Europa con el dinero en efectivo?

Lo que pretende el Gobierno con esta nueva limitación es equipararse a otros países europeos, como Francia o Portugal. A diferencia de lo que ocurre en lugares como Alemania o Malta, en los que no hay límite para el pago en metálico.

 

Actualmente, algunas de las limitaciones que existen en los países de la Unión Europea son:

 

  • Francia: En el año 2015 el pago en efectivo se redujo desde los 3.000 a los 1.000 euros entre profesionales residentes y de 15.000 euros para no residentes.
  • Alemania: Sin límite.
  • Malta: Sin límite.
  • Hungría: Los pagos en efectivo entre particulares no tienen límite, aunque entre profesionales giran alrededor de los 5.000 euros/mes.
  • Chipre: Sin límite.
  • Finlandia: No hay ninguna disposición en la legislación que obligue a nadie a aceptar siempre efectivo como pago. Tampoco hay límites a su uso.
  • Portugal: El límite está en 1.000 euros y si el importe es superior, debe estar acreditado por el banco.
  • Estonia: El Banco Central de Estonia y todas las instituciones de crédito que operan en Estonia están obligadas a aceptar monedas y billetes sin límites.
  • Eslovaquia: los pagos en efectivo entre profesionales y particulares no pueden exceder los 5.000 euros. Para personas físicas que actúen para fines ajenos a su actividad comercial, hasta 15.000 euros.
  • República Checa: el límite es de 14.000 euros. No más de 50 monedas.
  • Eslovenia: Sin límite.
  • Islandia: Sin límite.
  • Bulgaria: El límite es de unos 5.100 euros.
  • Bélgica: Desde 2014, el límite está en 3.000 euros.
  • Austria: Sin límite.
  • Grecia: Límite de 1.500 euros.
  • Lituania: Sin límite.
  • Dinamarca: No hay límite en los pagos en efectivo si exceden una cierta cantidad. Sin embargo, un consumidor es responsable, junto con el comerciante, si este no paga impuestos e IVA del precio de compra.
  • Reino Unido: Con los pagos de más de 15.000 euros, el consumidor está obligado a registrar su identificación.
  • Suecia: No hay límites en el pago en efectivo. Sin embargo, el comerciante no está obligado a aceptarlo si así lo indica antes de la venta.

 

Por otro lado, desde la Unión Europea existen otras limitaciones al dinero en efectivo. Si piensas entrar o salir de la UE con 10.000 euros o más en efectivo (o su equivalente en otras divisas), se debe declarar ante las autoridades aduaneras. De no hacerlo, pueden retener el dinero y ponerte una multa. En el caso de querer viajar entre países de la UE llevando 10.000 euros o más en efectivo (o su equivalente en otras divisas), lo más adecuado es consultar si se debe declarar ante las autoridades aduaneras de los países de procedencia, de destino y de tránsito.