¿Cómo y dónde se recicla el aceite de cocina y el de vehículos?

El aceite, ya sea para uso gastronómico o industrial, tiene un elevado poder contaminante para los medios acuáticos. ¿Quieres saber cómo gestionar de forma adecuada sus residuos? ¡Te lo contamos!
Cooperativismo 📢29 julio, 202248713 min
Blog Ruralvía » Cooperativismo 📢 » Reciclar aceite

¿Sabías que el aceite se puede reciclar para darle una segunda vida? Hablamos de un producto con mucho peso en nuestras cocinas, pero que también se emplea en la industria o la automoción. Mediante su tratamiento en plantas especializadas puede reutilizarse, dándole otros usos. Estos residuos pueden convertirse en ceras, jabones, detergentes, biocombustibles o nuevos aceites. Hay que tener en cuenta que hablamos de una sustancia altamente contaminante para el medio acuático, así que es muy importante gestionar sus residuos de forma adecuada.

¿Cuánta agua contamina una sola gota de aceite?

El aceite es un líquido viscoso, insoluble en agua y combustible. En su composición encontramos ácidos grasos e hidrocarburos derivados del petróleo. Su alta capacidad para contaminar las aguas reside en el hecho de que, en contacto con este otro líquido, genera una película superficial que impide la transferencia de oxígeno. Un peligro fatal para los seres vivos que habitan los medios acuáticos contaminados, ya que no podrán respirar.

Se estima que una sola gota de aceite puede contaminar mil litros de agua. Las cifras que baraja el Ministerio de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales del Reino Unido (DEFRA) es que un litro de aceite puede contaminar hasta un millón de litros de agua.

¿Sabías cuanto aceite se consume y deshecha en España?

En nuestro país, según datos del Ministerio para la Transición Ecológica, se consumen al año alrededor de 850.000 toneladas de aceite, generando unos 150 millones de litros de aceite usado. Esto no es un problema en sí mismo, pero es importante gestionar estos residuos de forma adecuada para evitar la contaminación de nuestros mares y ríos. En ningún caso, debemos desechar esta sustancia por el fregadero.

Consecuencias de tirar el aceite de cocinar por el fregadero

El simple gesto de enjuagar la sartén en el fregadero después de hacer un filete entraña un impacto negativo en nuestro medioambiente. Según el informe “Aceites usados de cocina. Problemática ambiental, incidencias en redes de saneamiento y coste del tratamiento en depuradoras”, el aceite usado presenta hasta 5.000 veces más carga contaminante de la que podemos encontrar en el agua residual que circula por nuestros sistemas de alcantarillado.

Además del riesgo de contaminación, desechar el aceite por el fregadero supone importantes atascos y problemas en las tuberías. Otra cuestión a tener en cuenta es que esta acción también genera un incremento notable en los costes de los procesos de depuración de las aguas residuales. Pero, sobre todo, debemos concienciarnos sobre la importancia de que el aceite utilizado no llegue a nuestros ríos y mares, poniendo en peligro estos ecosistemas.

Impacto contaminante del aceite de motor

Al igual que ocurre con el aceite de cocinar, el que se emplea para uso industrial y/o automoción resulta altamente contaminante para los medios acuáticos. En nuestro país se generan unas 200.000 toneladas de aceite industrial usado al año. Además, en este caso, si este tipo de aceite se quema emite gases muy tóxicos a la atmósfera, ya que en su composición encontramos sustancias como: plomo, azufre, cloro, fósforo, etc. Finalmente, la fertilidad del suelo también puede verse alterada negativamente por estos residuos.

En 1975 la Comunidad Económica Europea ya consideraba residuos peligrosos a los aceites usados en procesos industriales y en vehículos. De hecho, en esa fecha este organismo lanzó la primera directiva para regular su recogida, gestión y reciclaje. La normativa vigente en España establece que los productores de aceites industriales deberán abonar el coste de la gestión de los residuos que generan los productos que comercializan. Un coste que va a repercutir en el precio final de los lubricantes.

Reciclar aceite usado es una necesidad, ya sea de cocinar o de vehículos

Cada día somos más conscientes de la necesidad de cuidar de nuestro planeta. El agua es uno de los recursos más preciados de los que disponemos y debemos protegerla del poder contaminante del aceite, una de las sustancias más peligrosas para este tipo de ecosistemas. Gestionar de forma adecuada estos residuos es clave para apostar por una economía circular, que nos permita crear un mundo más sostenible.

Dónde reciclar aceite de cocinar

Como ya hemos comentado, es muy importante no tirarlo por el fregadero. La forma más sencilla de gestionar el aceite utilizado será contar con un envase, como una garrafa de plástico, para almacenar estos residuos. Luego solo habrá que esperar a que el recipiente esté lleno para llevarlo a un punto limpio. Habitualmente, en cada ciudad podemos encontrar varias zonas, fijas y móviles, habilitadas para recoger estos desechos.

Dónde reciclar aceite de vehículo

En el caso de los aceites de uso industrial está regulada la responsabilidad del productor. Existen Sistemas Integrados de Gestión (SIG) para la gestión del proceso. Los fabricantes de aceite industrial pagan una cantidad fija por cada litro de aceite comercializado, de esta forma se financian empresas especializadas en el tratamiento de estos residuos. Una de las más conocidas en España es SIGAUS.

Lo más recomendable es llevar el coche a un taller autorizado para realizar este mantenimiento, ya que desde allí se encargarán de gestionar adecuadamente los residuos. Pero, si queremos hacerlo por nuestra cuenta, es importante recoger el aceite usado y llevarlo al punto limpio más cercano para su reciclaje.

¿Cómo desechar este residuo contaminante para que no llegue al agua si…?

Es cierto que hacer una gestión adecuada del aceite utilizado puede suponer un esfuerzo por nuestra parte: buscar un punto limpio en nuestra localidad y desplazarnos hasta allí. Sin embargo, hacerlo siempre merece la pena para aportar nuestro grano de arena a la conservación de nuestro entorno natural. Aunque, algunas veces podemos encontrar dificultades.

No estoy cerca de un punto limpio

Existen otros métodos para reutilizar estos residuos de forma casera y evitar contaminar al desecharlos. Una buena idea puede ser fabricar jabones, una práctica habitual en muchas zonas rurales de nuestro país. Otra alternativa es la elaboración de velas aromáticas, ambos proyectos se pueden realizar de forma sencilla desde casa.

Tengo un negocio de hostelería que produce grandes cantidades

En estos casos existen empresas especializadas en la gestión de residuos que se encargan de recoger el aceite usado en el establecimiento hostelero. De hecho, estos negocios deben disponer de un contrato con una empresa autorizada para este tipo de tareas.

Desde Grupo Caja Rural estamos comprometidos con la necesidad de preservar nuestro medio natural y creemos en todas aquellas iniciativas que nos permitan crear un mundo más sostenible. Nuestros valores están orientados al compromiso social con las personas, comunidades y entornos que nos rodean. Sin duda, esta es la clave para afrontar los retos actuales y futuros, donde el respeto y cuidado del planeta están cada vez más presentes.

Si deseas ampliar más información sobre el proceso de reciclaje para contribuir a hacer de este mundo un lugar más limpio y verde, descubre esta práctica guía de reciclaje que encontrarás en Joven In, el portal joven de Caja Rural.

Artículos Relacionados

{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}