EmpresasCómo organizar una cena de empresa económica y divertida

Diciembre es el mes de las cenas y comidas de empresa para celebrar la navidad. Te contamos cómo organizar una cena de empresa económica y divertida
13 diciembre, 20182188 min

Originalidad, diversión y participación. Estos son los ingredientes que debe tener la cena de empresa de Navidad para que sea un éxito. Y si, además, es económica, ¡mejor qué mejor!

En los últimos años, este tipo de eventos se ha disparado y ya no hay empresa que se precie que no organice un evento navideño con sus empleados, y tú quieres ser parte de esta tendencia. Lo cierto es que las comidas o cenas de Navidad son una buena ocasión para reforzar lazos, mejorar el clima laboral o incluso, para relacionarse con compañeros con los que antes no lo habíamos hecho. Además, pueden ser un buen momento para que los jefes se muestren más cercanos e interactúen con sus empleados de un modo más distendido. Sin embargo, cada vez es más habitual que los costes de la cena los paguen los propios empleados.

 

Claves para que la cena de Navidad sea un éxito

Aunque es en estas fechas cuando se celebra la mayoría de este tipo de eventos, si en tu caso aún no has tenido tiempo para organizar la cena de Navidad de tu negocio, te damos las claves para que ésta sea todo un éxito:

  1. Reserva con antelación. ¡En esta ocasión igual te ha pillado el toro! Pero, recuerda para próximos años, que en España somos de celebrar. Ya sea con amigos, familiares o compañeros de trabajo, celebramos. Por eso, aunque nuestro bolsillo no pase por su mejor momento, la mayor parte de los restaurantes cuelga el cartel de completo. Si no quieres quedarte sin sitio, resérvalo con antelación. Además, planificarlo con tiempo te permitirá elegir entre varios lugares y comparar precios.
  2. El sitio es tan importante como el menú. Aunque la cena de Navidad del año pasado te dejase muy buen sabor de boca, no repitas restaurante. La originalidad es un plus. Busca lugares que ofrezcan distintos menús y precios y quédate con el mejor por menor precio. Ten en cuenta las alergias o intolerancias de tus compañeros y, además de cerrar un menú, será muy importante que negocies también la bebida.
    Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de elegir un sitio u otro es la posibilidad de realizar actividades paralelas, como espectáculos, juegos o concursos. Organízalas tú mismo y ahorra en la cena de Navidad. Por ejemplo, ¿qué tal un hashtag específico para las imágenes de la fiesta y un concurso de fotografía a través de una aplicación o web de votaciones? O ¿qué te parece una gymkana, una cena temática, un espectáculo de magia, un monólogo personalizado o juegos por equipos? Échale imaginación, tus compañeros te lo agradecerán y seguro que más de uno puede ayudarte a ponerlo en práctica.
  3. Regala algo a los empleados. Las cenas de Navidad también son una ocasión perfecta para poner en valor el trabajo de los empleados y agradecerles su dedicación e implicación con la empresa. No tienes por qué tirar la casa por la ventana, un detalle es suficiente. Como idea, te proponemos sustituir la tradicional cesta por una tarjeta regalo de Caja Rural con una cantidad cargada, que puede ser la que estuviera prevista para la cesta. De esta forma, cada persona será libre de destinar el dinero para lo que realmente quiera o necesite.
  4. No te arruines. Te hemos explicado los beneficios de un evento de este tipo, pero no es cuestión de que hagas un esfuerzo que, en estos momentos, tu empresa no pueda asumir. En el caso de que sea una cena en la que cada empleado paga lo suyo, o si te toca adelantar el dinero a algún compañero, ¡utiliza Bizum y salda las deudas al instante! Si, por el contrario, es la empresa quien paga y desea hacer el esfuerzo, siempre tiene la opción de financiar el evento a plazos sin intereses.

 

Elijas una u otra opción, e independientemente del presupuesto con el que cuentes, ten presente que lo más importante es pasar uno rato ameno y distendido, todos juntos.