10 consejos para realizar la entrevista de trabajo perfecta

Una entrevista de trabajo es una prueba de fuego a la que muchas personas se enfrentan con tensión, miedos o inseguridades. Acudir preparado y sosegado es fundamental, pero hay ciertos detalles que pueden ayudarte y mucho.
Tu día a día22 septiembre, 202228013 min
Blog Ruralvía » Tu día a día » consejos para una entrevista de trabajo

Las entrevistas de trabajo suelen ser momentos clave para el desarrollo de nuestro futuro profesional. Por ello, es importante prepararlas adecuadamente para aprovechar lo que, en muchas ocasiones, es una oportunidad única que no se repite. En este artículo te damos diez consejos que te ayudarán a superar con éxito las entrevistas de trabajo más complicadas.

Consejos para preparar una entrevista de 10

Enfrentarse a una entrevista de trabajo y salir airoso de ella es una de las principales preocupaciones para muchas personas que comienzan su andadura en el mundo laboral. Especialmente hoy en día, cuando la contratación de jóvenes se ha convertido en una prioridad para muchas empresas.

Pero, ¿cómo transmitir una buena imagen en la entrevista de trabajo? Estas son algunas recomendaciones que puedes seguir en cualquier entrevista:

  • Infórmate sobre la empresa. Conocer a qué se dedican, en qué sector trabajan o con qué tipo de clientes puede ayudarte mucho a responder satisfactoriamente.
  • Sé natural y sincero. No trates de agradar al entrevistador de manera forzada, puesto que te generará más tensión de la necesaria.
  • No te muestres a la defensiva. El entrevistador puede hacerte preguntas que te resulten algo incómodas, pero trata de llevarlas a tu terreno y no mostrar una actitud defensiva.
  • Ten claro qué mensaje quieres transmitir. Tu objetivo al final de la entrevista es que la persona que ha hablado contigo se lleve una determinada impresión sobre ti, así que incide en el mensaje más importante que quieras trasladar.

Preguntas y respuestas en una entrevista de trabajo

Anticipar qué preguntas te pueden formular te permite preparar una respuesta adecuada y evitar la improvisación. A continuación, recopilamos algunas de las cuestiones más habituales:

  • ¿Por qué has estado sin trabajar todo este tiempo?

Si te formulan este tipo de preguntas, trata de poner en valor todas las acciones que has realizado a la par que buscabas trabajo, como los cursos de formación que tengas, acciones de voluntariado, etc.

  • Has estado en muchas empresas antes. ¿Qué te ha llevado a cambiar tanto de trabajo?

La movilidad laboral buscando un mayor crecimiento y desarrollo profesional no es una mala cualidad, y es lo que deberías destacar ante este tipo de cuestiones. Además, puedes resaltar la riqueza de conocimientos que has ido adquiriendo precisamente por haber trabajado en distintos lugares.

  • ¿Por qué has dejado tu último trabajo?

En esta respuesta, evita entrar en descalificativos hacia tu empresa anterior. En su lugar, responde de manera positiva, aludiendo a la necesidad de seguir avanzando profesionalmente y buscar nuevos horizontes donde hacerlo.

  • ¿Cómo te definirías? ¿Cuáles dirías que son tus fortalezas y tus debilidades?

Lo más importante es que destaques las cualidades que mejor te definen, pero sin parecer demasiado soberbio. Y, cuando hables de tus puntos débiles, refiérete a ellos como “aspectos a mejorar”, para evitar que se conviertan en un obstáculo.

  • ¿Cuál es tu experiencia laboral?

Piensa que el entrevistador ya ha visto tu currículum. No desperdicies la pregunta repitiendo lo que la otra persona ya puede ver; profundiza en qué te ha motivado para trabajar en este sector, cuáles son tus retos profesionales y qué te ha enriquecido a lo largo de los años.

 

¿Qué decir en una entrevista laboral?

Tan importante como saber qué puedes y debes decir en una entrevista de trabajo es saber qué no debes mencionar. O, más bien, cómo decirlo para que el entrevistador lo tome como algo positivo y no como un hándicap.

¿Qué debilidades puedes mencionar durante una entrevista?

Una de las cuestiones en las que más debes controlar tu discurso es a la hora de hablar de tus puntos débiles o aspectos a mejorar. Lo más importante es que no muestres flaqueza ante factores que sean esenciales para desempeñar el puesto de trabajo al que estás optando. Por otro lado, trata de expresar debilidades que, aunque tengan un trasfondo negativo, puedan percibirse como algo positivo. Por ejemplo:

  • “Soy demasiado perfeccionista”
  • “Me cuesta delegar las tareas más importantes”
  • “Me frustro cuando no salen los proyectos”

Por otro lado, cuando expliques tus debilidades, acompáñalas siempre con una intencionalidad de mejora en todas ellas.

¿En qué consiste el “elevator pitch”?

Cada vez es más habitual que los entrevistadores dejen un tiempo al final de la entrevista para lo que se denomina el “elevator pitch”. Este término se utiliza para referirnos a un discurso de presentación de una duración muy reducida, generalmente menos de un minuto de tiempo, para convencer a alguien de que te contrate.

Lo importante para prepararlo adecuadamente es condensar el mensaje principal que quieras transmitir. Las claves para construir un buen elevator pitch son las siguientes:

  • Crea una necesidad.
  • Preséntate como la mejor solución
  • Escoge un buen cierre para tu discurso, puesto que es lo último con lo que se queda el entrevistador.

 

¿Cómo vestir para una entrevista de trabajo?

La primera impresión es fundamental en las entrevistas de trabajo. Inconscientemente, tendemos a prejuzgar a las personas por su vestimenta en cualquier situación. Sin embargo, en una entrevista de trabajo no hay tiempo suficiente como para revertir una mala imagen inicial.

Conocer la empresa es clave para anticipar qué tipo de vestimenta resulta más adecuada. A una entrevista de trabajo siempre hay que evitar ir desaliñado o excesivamente “casual”. Sin embargo, no te vestirás igual para ir a una entrevista de trabajo en un bufete de abogados que en una startup tecnológica.

Es importante que vistas con ropa con la que te sientas cómodo y que transmita una imagen de profesionalidad. De lo contrario, sentirás más tensión y te costará centrarte en las respuestas. Y, sobre todo, recuerda que ir cómodo o informal no significa ir demasiado ‘sport’.

Errores que debes evitar

Los nervios pueden jugarte una mala pasada en una entrevista de trabajo. Por ello, es fundamental prevenir algunos de los errores más comunes:

  • No mientas al hablar de tu experiencia. Si creas unas expectativas más altas de las que realmente puedes cumplir, el rendimiento será negativo.
  • Llega puntual. Retrasarte en una entrevista de trabajo puede restarte muchos puntos antes de empezar. Por otra parte, tampoco llegues con demasiada antelación, puesto que al entrevistador le puede agobiar saber que estás esperando.
  • No te vayas por los cerros de Úbeda. Responde de forma clara y directa. Si no muestras seguridad y respondes dando demasiadas vueltas, no transmitirás la confianza suficiente.
  • Cuidado con el lenguaje corporal. Evita gestos como cruzarte de brazos, mantener las piernas muy abiertas o permanecer demasiado serio.

La aprobación de la nueva reforma laboral ha abierto un abanico de posibilidades ante muchos jóvenes que, gracias a ella, pueden aspirar a un puesto de trabajo indefinido. Por tanto, dedica el tiempo necesario a preparar la entrevista de trabajo y aprovechar una oportunidad única.

Artículos Relacionados

{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}