¿Puede el big data ayudar a las empresas a ser más sostenibles?

El big data y la inteligencia artificial han abierto un abanico de posibilidades para el tejido empresarial. Impulsar un modelo de negocio más sostenible resultará más sencillo mediante la aplicación de estas tecnologías.
Sostenibilidad22 junio, 202228011 min
Blog Ruralvía » Sostenibilidad » Big Data y sostenibilidad

 

¿Qué es el big data?

Podemos definirlo como diferentes conjuntos de datos complejos, cuyo volumen, variabilidad y velocidad de crecimiento dificultan tareas cotidianas como su captura, gestión, procesamiento o análisis. En este caso, las herramientas convencionales no serán de utilidad. Su complejidad reside principalmente en que gran parte de estos datos, generados por tecnologías modernas, no están estructurados.

Dentro del gran volumen de datos que se pueden recopilar cada día, podemos diferenciar entre datos estructurados, semiestructurados y no estructurados. Estos últimos son los más difíciles de ordenar y trabajar para extraer valor. Para entenderlo mejor, es necesario destacar que hablamos de información relevante que se extrae de las nuevas tecnologías: redes sociales, smartphones, correos electrónicos, búsquedas en Internet, dispositivos GPS, etc.

En cualquier caso, lo más destacable no es la cantidad de datos que se recopila, sino cómo los utilizan las empresas y organizaciones. Su correcto procesamiento aporta información de valor que permite, entre otras cosas, mejorar la toma de decisiones o apostar por movimientos estratégicos en el momento ideal para llevarlos a cabo.

Aplicación empresarial: ¿las empresas utilizan inteligencia artificial y big data?

Tanto el big data como la Inteligencia Artificial (IA) son de gran utilidad para el tejido empresarial. Básicamente, proporcionan respuestas e información relevante en áreas de mejora que las compañías ni siquiera habían detectado. En definitiva, les permite anticiparse y mejorar la identificación de problemas. Todo ello contribuye a mejorar los objetivos y resultados establecidos por las compañías que utilizan este tipo de tecnología. Entre otras cuestiones, facilita la detección de nuevas oportunidades, ayuda a mejorar la satisfacción del cliente y favorece la ejecución de operaciones inteligentes y eficientes.

El análisis de estos datos genera valor para los negocios que apuestan por esta tecnología, les permite innovar y diferenciarse de la competencia. Entre las principales aplicaciones del big data en el sector empresarial podemos destacar las siguientes:

  • Gestión de inventario. Mediante análisis predictivos se pueden regular los niveles de stock de cualquier negocio, evitando así roturas y problemas con los clientes por este motivo.
  • Analizar el comportamiento del cliente. A través del procesamiento de estos datos, la empresa puede conocer las necesidades actuales del consumidor. De este modo, pueden lanzar nuevos productos y servicios adaptados a estas oportunidades de negocio. Además, los análisis predictivos permiten anticipar el comportamiento de los clientes potenciales.
  • Mejorar la toma de decisiones. Entre la cantidad de información disponible, habrá datos relevantes que pueden argumentar y decantar determinadas decisiones en beneficio de la empresa.
  • Optimizar mejor los activos. Prolongar su vida útil y reducir los tiempos de inactividad supone una gran diferencia y permite mejorar la productividad de la compañía.
  • Reducir los gastos. Este análisis de datos también facilita la tarea de detectar en qué áreas pueden ahorrar costos las empresas sin que las operaciones comerciales se vean afectadas.

¿A qué nos referimos con finanzas sostenibles?

Aunque parezca un concepto novedoso, lo cierto es que este tipo de finanzas son una realidad desde hace varios años. Si bien es cierto que su evolución e implantación se está acelerando en la actualidad, ya que la sociedad está cada vez más concienciada con la necesidad de ser más respetuosa con el medio ambiente. Muchas personas que se plantean invertir prefieren hacerlo en empresas que estén alineadas con sus valores éticos.

Las finanzas sostenibles son aquellas que responden a un criterio ético e incluyen factores sociales y medioambientales en las decisiones de inversión a largo plazo. En este sentido, la economía se está adaptando a las necesidades de la sociedad para satisfacer las demandas de los usuarios, que cada vez están más concienciados sobre la necesidad de construir un mundo más sostenible. Entre sus objetivos está impulsar un crecimiento que no suponga un impacto negativo para el planeta y que contribuya a minimizar el efecto devastador de la actual crisis climática.

Los inversores más jóvenes, especialmente los millennials, están interesados en realizar inversiones sostenibles con el objetivo de crear un impacto positivo en la sociedad y en el entorno natural. Los dos pilares básicos sobre los que se sustentan las finanzas sostenibles.

Fintech, el uso de big data e inteligencia artificial en pos de la sostenibilidad

El término Fintech hace referencia a las palabras en inglés “finance” y “technology” (finanzas y tecnología). Engloba todas aquellas actividades que se sustentan en la innovación y el desarrollo tecnológico para mejorar productos y servicios financieros. Esta industria está muy bien posicionada para influir de forma positiva en los problemas más urgentes de la sociedad. En cuanto a la sostenibilidad, siempre puede actuar como ejemplo para que otras empresas adopten prácticas respetuosas con el medio ambiente.

El uso de big data e inteligencia artificial, coloca a la industria Fintech en un lugar privilegiado para implementar prácticas logísticas sostenibles, posicionándose como un ejemplo a seguir. Desde esa posición puede liderar el cambio hacia un futuro con menos emisiones de carbono en todos los sectores.

Además, cuando las empresas apuestan por tecnologías financieras innovadoras mejoran su reputación de marca. Generan confianza en los usuarios y se posicionan como un referente. Invertir en soluciones verdes consolida el pulso de la sociedad hacia un mundo sostenible. Finalmente, este tipo de iniciativas permiten a las empresas establecer unos valores corporativos éticos alineados con las preocupaciones actuales de los usuarios.

La industria Fintech también ha desarrollado sistemas bancarios y de pago altamente sofisticados y sostenibles, que ayudan a las empresas a reducir su huella de carbono. Un buen ejemplo de ello es el blockchain, una plataforma que admite nuevas soluciones financieras y de pago.

Si tienes cualquier duda sobre cómo la innovación tecnológica puede ayudar a tu empresa o cómo mejorar tu modelo de negocio, desde Grupo Caja Rural queremos acompañarte en el camino y ponemos a tu disposición información financiera relevante. Además, contamos con productos y servicios financieros pensados para cubrir todas las necesidades de tu compañía.