fbpx
 

ActualidadTe enseñamos las 7 maravillas del mundo moderno

El mundo moderno tiene, en estas siete maravillas, una representación de su diversidad cultural y arqueológica. Hoy te enseñamos siete destinos internacionales para organizar un viaje en familia
13 julio, 202156810 min

Este 13 de julio celebramos el patrimonio cultural de la humanidad, en forma de 7 maravillas del mundo moderno que han enamorado a visitantes y habitantes durante generaciones. Países como Jordania, Perú o Italia guardan algunos de los destinos turísticos más importantes del mundo pero, si vamos un poco más allá, encontraremos monumentos y estatuas para visitar en familia durante el verano.

 

Es posible que ya conozcas las siete maravillas del mundo antiguo, que están formadas por la Gran Pirámide de Giza, los Jardines Colgantes de Babilonia, el Templo de Artemisa en Éfeso, la Estatua de Zeus en Olimpia, el Mausoleo de Halicarnaso, el Coloso de Rodas y el Faro de Alejandría.

 

Hoy vamos a enseñarte la otra cara de la moneda, aquellas maravillas que fueron elegidos por más de 90 millones de personas en 2007, cuando la empresa privada New Open World Corporation organizó un concurso a nivel mundial para que fueran los propios habitantes de la Tierra quienes escogieran a sus siete nuevas maravillas. ¿Estás preparado para un viaje inolvidable? ¡Acompáñanos!

Petra, Jordania

Esta ciudad de Jordania, originalmente conocida como Raqmu, es famosa por su arquitectura excavada en la roca, además de por sus avanzados sistemas de conductos de agua. Petra, constituida ya en el 312 a.C como la capital de los nabateos árabes, es un símbolo del país junto con las orillas del Mar Muerto o la ciudad de Ammán, cuna de algunos de los restos arqueológicos más importantes del mundo.

Taj Mahal, India

La ciudad de Agra, en el estado Uttar Pradesh de la India, cuenta con la segunda maravilla del mundo moderno: el conocido Taj Mahal, que además está proclamado como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Esta construcción funeraria fue levantada en el siglo XVII bajo encargo del emperador Shah Jahan en honor a su esposa favorita, Mumtaz Mahal. De hecho, la tumba es la pieza central de un complejo de 42 acres que incluye una mezquita y una casa de huéspedes, además de los jardines.

Machu Picchu, Perú

La tercera de las siete maravillas del mundo moderno fue construida en el siglo XV. Se trata de la ciudad inca del Machu Picchu, en la región de Cusco, en Perú, localizada en una montaña a 2.430 metros sobre el nivel del mar. Es características del estilo inca Pachacuti y cuenta con tres estructuras principales: el inti Watana, el Templo del Sol y la Sala de las Tres Ventanas, junto con varios edificios periféricos que dan una idea de la esplendorosa ciudadela original.

Chichén Itzá, en México

En la península de Yucatán podemos encontrar otra gran construcción arqueológica que ha marcado el desarrollo de la zona: el Chichén Itzá. En su forma original era una ciudad maya de la época precolombina, dominada por el templo de Kukulkán (El Castillo para los conquistadores españoles). Esta edificación sirvió como templo para el dios Kukulkán y consiste en una pirámide con una serie de terrazas cuadradas con escaleras que suben desde cada uno de los cuatro lados de la misma hasta la parte superior.

El Coliseo, Roma

No podía faltar en la lista el mítico Coliseo en Roma, la capital de Italia. El anfiteatro Flavio, el más grande que jamás se ha construido, albergaba grandes batallas de gladiadores en el siglo I, y se ha convertido en el estandarte por antonomasia del Imperio romano, junto con uno de los símbolos más importantes de la Antigüedad clásica. En él se producían, también, representaciones de batallas navales o dramas basados en la mitología clásica con dioses como Júpiter o Minerva.

La Gran Muralla china

La Gran Muralla china es un auténtico portento de 21.196 km que cruza el país de norte a sur. Está formado por fortificaciones de piedra, ladrillo, madera y tierra apisonada construida entre el siglo V a. C y el XVI. En sus orígenes sirvió como protección para el imperio chino en la histórica frontera norte del país, que los separaba de los ataques de Mongolia y Manchuria.

Cristo Redentor de Río de Janeiro

En el último lugar se encuentra el famoso Cristo Redentor, que preside la ciudad brasileña de Río de Janeiro. Se trata de una estatua de 30 metros de altura y diseño Art Decó que corona la montaña de Corcovado representando el cuerpo de Jesucristo. Esta obra, inaugurada en 1931, fue fruto del trabajo de las manos del escultor polaco-fracés Paul Landowski y el ingeniero brasileño Heitor da Silva Costa, quienes también contaron con la colaboración del francés Albert Caquot y del artista rumano Gheorge Leonida, que se ocupó de la cara de Cristo.