fbpx
 

Actualidad¿Qué es una casa Passivhaus?

Un edificio o casa Passivhaus es un estándar de construcción alemán que combina confort interior con un consumo energético muy bajo, en torno a un 70 por ciento menos que una construcción convencional
7 octubre, 2019989 min

En 2030, un 60 por ciento de la población mundial residirá en áreas urbanas, especialmente en regiones de África, Asia y América Latina. En ausencia de una adecuada planificación urbana, las consecuencias del rápido desarrollo de las ciudades pueden ser trágicas. Hoy, primer lunes de octubre, se celebra el Día Mundial del Hábitat y vamos a contarte cómo una casa Passivhaus puede contribuir a la sostenibilidad urbanística.

 

El término Passivhaus, del alemán ‘casa pasiva’ y del inglés ‘passive house standard’, es un estándar de construcción que vio la luz en Alemania. Aunque pueda parecer algo nuevo, no lo es. Su origen se remonta a una conversación entre dos profesores, Bo Adamson y Wolfgang Feist, hace 31 años.

 

Pero, ¿qué es exactamente? Pues bien, son tanto edificios como viviendas que consiguen reducir en un 75 por ciento las necesidades energéticas de la vivienda, tanto de calefacción en invierno como de refrigeración en verano.

 

El truco está en su interior. La casa Passivhaus apuesta por mantener unas condiciones atmosféricas perfectas dentro de la vivienda en cada época del año. Con esta medida, que parece sencilla y lógica, se consigue ahorrar entre el 70 y el 90 por ciento de consumo energético en una casa Passivhaus en comparación a una construcción convencional.

 

Passivhaus, construcciones sostenibles

Los beneficios que este tipo de viviendas tienen no se limitan al ahorro energético, sino que son construcciones saludables, tanto para el medio ambiente como para las personas. Y, además, suponen un importante ahorro en términos económicos. Te contamos por qué.

 

Las necesidades energéticas que requiere una vivienda Passivhaus se pueden satisfacer a través de energías renovables, como puede ser con la instalación de placas solares, por ejemplo. Además, para su construcción no se precisan materiales o productos concretos, ni es necesario seguir un determinado estilo arquitectónico. Principalmente, la construcción consiste en buscar una orientación adecuada para aprovechar el calor del sol, la ventilación natural, y será importante instalar protecciones solares para evitar un sobrecalentamiento en los meses más cálidos, así como disminuir el contacto con el exterior con aislantes eficaces, entre otras cuestiones.

 

Asimismo, las casas Passivhaus también mejoran la calidad de vida de sus habitantes. Aspectos como una renovación inteligente del aire y la incidencia de la luz solar, así como el uso de materiales menos contaminantes que los utilizados en una vivienda convencional, ayudan a prevenir enfermedades relacionadas con las vías respiratorias.

 

Desde la Plataforma de Edificación Passivhaus señalan cinco principios básicos de diseño y ejecución de este tipo de construcciones:

 

  • Excelente aislamiento térmico. Las paredes exteriores, la cubierta y la solera deben tener una baja transmitancia térmica y dependiendo del clima. Se debe optimizar el espesor del aislamiento térmico.
  • Ventanas y puertas de altas prestaciones. No sólo hay que tener en cuenta la carpintería que se utilice, sino también su ubicación y que sean de doble o triple vidrio.
  • Ausencia de puentes térmicos, que son aquellos puntos en los que se transmite más fácilmente el calor que en el resto de la superficie. Podemos verlo con un ejemplo. Imagina que las ventanas de tu casa son de metal. El metal es un material conductor, por lo que en invierno estará más frío que la pared. En este caso, toda la superficie de metal sería un puente térmico.
  • Hermeticidad del aire. Los edificios Passivhaus evitan las corrientes de aire, procurando que la envolvente sea lo más hermética posible.
  • Ventilación mecánica con recuperación de calor. Consiste en el aprovechamiento por los sistemas de ventilación del calor que generan los electrodomésticos y las personas.

 

Requisitos para lograr esta certificación

Quizá estés pensando que tu vivienda es una de estas casas pasivas porque está muy bien aislada, ¿es posible? Como hemos visto, no sólo consiste en un buen aislamiento. Desde la Plataforma de Edificación Passivhaus sostienen que para, lograr esta certificación, los edificios deben cumplir los siguientes requisitos:

 

  • Demanda de calefacción: <15 kWh/(m²a)
  • Demanda de refrigeración: <15 kWh/(m²a)
  • Demanda de energía primaria: <120 kWh/(m²a)
  • Hermeticidad: <0.6 renovaciones de aire por hora (valor con un diferencial de presión de 50 Pa)

 

En la actualidad, en nuestro país, podemos encontrar ya multitud de Passivhaus en prácticamente todas las comunidades autónomas. Destacan, por el número de casas pasivas registradas en la Plataforma, las construcciones Passivhaus en Cataluña, Navarra, Madrid, Castilla y León, País Vasco y Asturias.