ActualidadMovilidad sostenible, cómo cambia el transporte en las ciudades

Los elevados índices de contaminación muestran la necesidad de incidir en la reducción de emisiones de CO2 promoviendo una movilidad sostenible en las ciudades
10 abril, 20198415 min

El próximo 19 de abril, inmersos en plenas vacaciones de Semana Santa, se celebra el Día Mundial de la Bicicleta. Una fecha clave para concienciarnos todos sobre la necesidad de impulsar una movilidad sostenible. No sólo por los beneficios medioambientales y para la salud, sino también por los económicos y sociales.

 

Según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el sector del transporte consume el 42% de la energía final en España. De este porcentaje, el 80% corresponde al transporte por carretera, que depende de los derivados del petróleo casi en su totalidad (95%).

 

Asimismo, desde el IDAE alertan de que el incremento de las emisiones de CO2 en España fue “inusualmente alto” en 2017, con un incremento interanual del 4,4%, el mayor registrado desde 2002.

 

Estas cifras nos demuestran la necesidad de incidir en la reducción de emisiones de CO2, principal gas de efecto invernadero, promoviendo una movilidad más ecológica en las ciudades.

 

Programa MOVES para una movilidad sostenible

Con este objetivo, el Consejo de Ministros ha aprobado el Real Decreto 132/2019, de 8 de marzo, por el que se otorga la concesión directa de ayudas del Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (MOVES), dotado con 45 millones de euros.

 

Unas ayudas que recibirán las comunidades autónomas dirigidas a incentivar la compra de vehículos alternativos, la instalación de infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos, el desarrollo de incentivos para implantar sistemas de préstamo de bicicletas eléctricas y la implantación de medidas recogidas en planes de transporte a los centros de trabajo.

 

Además, se exigirá a los fabricantes, importadores de vehículos o puntos de venta un descuento mínimo de mil euros en la factura y los beneficiarios de la ayuda contarán con un incentivo adicional para apostar por la movilidad sostenible.

 

Por su parte, desde Ecologistas en Acción señalan que toda actuación que pretenda reorientar la movilidad, hacia un enfoque sostenible, “pasa por dos objetivos distintos, pero complementarios y necesariamente simultáneos: disminución del uso del automóvil privado y fomento de los transportes públicos y no motorizados”.

 

Ejemplos de movilidad sostenible

Con el objetivo de impulsar una movilidad sostenible y concienciar sobre las consecuencias negativas, que tiene el uso irracional del coche en las ciudades, la Comisión Europea celebra desde 2002 la Semana Europea de la Movilidad. España lidera la participación en dicha iniciativa. Tanto, que nuestras ciudades han ganado en varias ocasiones el Premio Europeo a la Movilidad. León en 2006 y Murcia en 2015. Ciudades como Palma de Mallorca, Granada y Las Palmas de Gran Canaria han sido finalistas en otras ediciones.

 

Más allá de galardones, es una realidad que necesitamos modificar nuestros hábitos y, como ves, cambiar la forma en la que tenemos de desplazarnos por las ciudades es uno de ellos. Uno de los más urgentes, si cabe, por sus elevados índices de contaminación. De hecho, ya hay ciudades en las que pueden verse alternativas al uso exclusivo del vehículo privado como, por ejemplo:

 

  • Vehículos de movilidad personal (VMP). Quizá este nombre no te diga nada, pero engloba, entre otros, a los patinetes y monopatines eléctricos. Una alternativa sostenible que, debido a su auge en las ciudades, requiere la elaboración de una normativa específica que regule su uso.

 

  • Esta nueva forma de movilidad en las ciudades es fruto de la economía colaborativa. El car sharing o carsharing consiste en alquilar coches por un periodo de tiempo limitado. A través de una app, un usuario puede disponer de un vehículo en un punto de la ciudad sin la necesidad de tener que devolverlo en el mismo lugar y paga en función de los minutos que lo haya utilizado.

 

  • Motosharing. Es exactamente lo mismo que la modalidad anterior, pero en este caso se trata de un servicio de alquiler de ciclomotores. Reservas una moto, la utilizas durante un determinado periodo de tiempo y la devuelves para que otra persona pueda utilizarla.

 

  • Coches eléctricos. En 2040, todos los vehículos que se matriculen tendrán que ser eléctricos, tal y como ya ha anunciado el Gobierno central. El objetivo no es otro que reducir las emisiones de CO2 para poder mantener por debajo de dos grados centígrados la temperatura global.

 

Si eres de las personas que se ve obligado a coger el coche a diario y estás interesado en cambiarlo por un modelo más sostenible, consulta los préstamos de financiación para vehículos que tenemos en las entidades del Grupo Caja Rural. Acércate a tu oficina de confianza, donde te asesorarán sin compromiso.

 

¿Te gustaría ver las opciones en otra entidad de Grupo? Búscala en nuestro mapa aquí.