TecnologíaLa digitalización llega a las comunidades de propietarios

Las nuevas tecnologías han llegado a las comunidades de propietarios facilitando la labor de los administradores de fincas y mejorando la experiencia de usuario
12 septiembre, 2019386 min

Vivimos hiperconectados y no concebimos utilizar el teléfono móvil únicamente para hablar. Las nuevas tecnologías han cambiado la forma en la que nos relacionamos y también han supuesto la digitalización de sectores como las comunidades de propietarios.

 

Las comunidades 3.0 ya están aquí

Aplicaciones móviles de nuestro banco, hacer la compra, pedir un taxi, ir de tiendas, pagar, vender, ver qué tiempo va a hacer… Ahora mismo, en tu móvil, puedes disponer de aplicaciones para todo y para todos, y también para gestionar una comunidad de propietarios.

 

Hoy en día, muchas empresas dedicadas a la Administración de Fincas ofrecen a sus clientes la posibilidad de realizar distintas gestiones online. Gestión de incidencias a través de internet, consultar el estado de las cuentas, de recibos, cambios de domiciliación, e incluso automatizar el pago de la cuota de la comunidad. Son algunos de los trámites que han facilitado, enormemente, la labor a este colectivo de profesionales.

 

En comunidades grandes, en las que cuentan con espacios comunes como gimnasios, pistas de pádel, tenis… las apps pueden facilitar la reserva de estas instalaciones. A golpe de clic, los vecinos pueden ver las horas y días disponibles y tramitar la reserva de forma fácil y rápida. Algo que reduce el tiempo que dedican los administradores a estas tareas, permitiéndoles emplearlo en otras.

 

Por otro lado, si los vecinos tienen la posibilidad de dar parte de las incidencias y averías online, los proveedores de servicios, al estar dados de alta en la misma plataforma online, pueden recibir al instante la alerta y agilizar su reparación. De esta manera, se reduce el tiempo de respuesta y se aumenta la satisfacción de los usuarios.

 

Digitalización en pro del medio ambiente

Otro de los cambios que se ha producido en las comunidades de propietarios, gracias a los avances tecnológicos, ha sido la digitalización de la correspondencia. Ahora, los vecinos tienen la posibilidad de facilitar a su administrador de fincas una dirección de correo electrónico para recibir por email todas las comunicaciones. De esta manera, además de preservar el medio ambiente, se reducen los costes al eliminar el papel, los sobres y los sellos.

 

La tecnología mejora la seguridad

Más allá de los trámites online, las comunidades 3.0 también pueden ver mejorados sus sistemas de seguridad gracias a las nuevas tecnologías. Desde sistemas inteligentes de control de acceso a través de dispositivos biométricos, lo que terminaría con el uso de las llaves para acceder a la finca, hasta cámaras de vigilancia con circuitos internos. Todo ello con el objetivo de hacer de la comunidad un lugar más seguro para sus inquilinos.

 

Por ahora, lo que no va a desaparecer, al menos de forma inmediata, son las reuniones de vecinos. En una comunidad, hay que realizar votaciones para muchas cuestiones y esto hay que hacerlo de forma física, nos guste o no, mientras así se determine en la normativa interna de las comunidades. Quién sabe si en un futuro próximo, podemos llegar a votar de forma telemática.

 

En definitiva, la clave está en que el servicio que ofrezcan los administradores sea de calidad y redunde en una mejor experiencia de usuario. Algo en lo que las nuevas tecnologías contribuyen y mucho.