Factoring: descubre sus ventajas para financiar tu negocio

La liquidez es un aspecto fundamental para cualquier empresa ya sea para pagar facturas o proveedores. En el caso de las pymes es especialmente destacable el factoring, un mecanismo de financiación que corre a cargo de las entidades financieras.
Empresas10 enero, 202359813 min

Blog Ruralvía » Empresas » Ventajas del factoring
 
No existe empresa en el mundo que no necesite contar con liquidez en algún momento para afrontar su actividad a lo largo del tiempo. En este contexto existe una alternativa de financiación muy interesante: el factoring. En este artículo analizaremos en qué consiste este mecanismo de financiación a corto plazo por el que una entidad financiera adelanta los cobros a un negocio.

¿Qué es el factoring bancario?

El factoring bancario es un instrumento de financiación para empresas a corto plazo mediante el cual una entidad financiera actúa como garante para que los negocios cobren sus facturas por adelantado. De esta forma, se evita que las empresas que recurran a este modo de financiación caigan en situación de insolvencia frente a proveedores.

Por este motivo, constituyen una alternativa muy interesante para pequeños negocios que suelen enfrentarse a más dificultades de liquidez. Sin embargo, el factoring tiene una serie de implicaciones y características que debes conocer para valorar si es, o no, la mejor fórmula financiera para tu negocio.

⮞ Mucho más que adelantar facturas: cómo funciona

La forma simplificada de explicar en qué consiste el factoring es definiéndolo como el adelanto de facturas. Sin embargo, va mucho más allá. Este mecanismo consiste en la cesión de los derechos de crédito (factura, recibo, letra o derecho de cobro) a una entidad financiera (sociedad o factor), para que sea esta quien abone dicha cuantía económica.

Por lo general, las entidades financieras que actúan como factores están especializadas en este tipo de transacciones, y entre sus cometidos está gestionar la contabilización y el cobro de las facturas, así como asumir el riesgo de insolvencia. Para ello, suelen aplicar una comisión determinada por cada operación que gestionan.

Características de un contrato de factoring

Entendemos por contrato de factoring el documento legal en el que se establecen las condiciones del servicio financiero, así como las obligaciones de ambas partes. En este documento figuran tres partes:

  • Factor: es la entidad financiera que presta este servicio y asume la gestión del cobro.
  • Cliente o cedente: es la empresa que genera el crédito y lo cede al factor.
  • Deudor cedido: es el deudor del cliente cuyo crédito se cede al factor, y es quien tiene obligación de efectuar el pago.

Cabe destacar que el contrato de factoring no está recogido como tal en la normativa española, aunque sí se contempla en el anexo de la Ley de ordenación, supervisión y solvencia de entidades de crédito.

⮞ Tipos de factoring que existen

El principio que rige este tipo de contratos es, básicamente, el acuerdo al que se llegue entre todas las partes implicadas. En función de cuál sea, existen varias tipologías de factoring. A continuación, destacamos algunas de las más habituales:

  • Factoring con recurso: en este caso, el cliente deberá responder del riesgo de insolvencia si el deudor no hace frente al pago.
  • Factoring sin recurso: la entidad financiera es quien asume el riesgo de impago, siendo esta una de las formas más habituales de
  • Factoring con notificación: la entidad financiera notifica al deudor que ha cedido la factura.
  • Factoring sin notificación: cuando no hay constancia sobre la cesión de factura, el deudor paga directamente a la empresa.
  • Factoring de importación: hablamos de este tipo de factoring cuando se aseguran créditos que determinados exportadores han otorgado a importadores de otro país.
  • Factoring de exportación: en este caso, corresponde a la adquisición de documentos de crédito que certifican ventas a otros países.
  • Factoring de créditos por ventas ya realizadas: en esta modalidad, los créditos adquiridos corresponden a servicios o productos que el comprador ya ha recibido.
  • Factoring de créditos por ventas futuras: en este caso, hay una cesión de créditos por ventas que aún no se han efectuado físicamente.

Diferencias entre factoring y confirming

Es habitual confundir el factoring con el confirming bancario, pero son dos modalidades de financiación distintas. El primero es un servicio de cobro, mientras que el segundo, es un servicio de pago. Con el factoring, es la propia empresa quien recibe el importe correspondiente al cobro de sus facturas, mientras que el confirming garantiza el pago directamente a los proveedores.

Por esta razón, en el factoring es el cliente quien asume el coste de dicha operación, que es la comisión que establece la entidad financiera, mientras que en el confirming es el proveedor quien lo hace. En líneas generales, podemos destacar que el factoring es una garantía de cobro y de liquidez para las empresas, y el confirming, lo es para los proveedores.

Ventajas del servicio de factoring financiero

La ventaja más importante que ofrece el factoring financiero es la garantía de liquidez, pero no es la única. Se trata de un servicio con el que es posible agilizar las operaciones comerciales y las transacciones, puesto que evita entrar en riesgo de impago, una circunstancia que podría paralizarlas.

Además, permite anticipar el valor de las ventas desde el momento en que se emite la factura, reduciendo la incertidumbre sobre cuándo se cobrará este importe. Esto, a su vez, ayuda a simplificar la contabilidad, pues hay únicamente un cliente que paga al contado.

En tercer lugar, el factoring es una manera de evitar el endeudamiento con tus proveedores, garantizando un suministro constante de mercancías.

El Grupo Caja Rural facilita los servicios de financiación para empresas

En Caja Rural sabemos que es importante poder gestionar de manera simple y efectiva todas tus operaciones financieras en tu día a día. Para ello, ponemos a tu disposición “Mis Finanzas”, un servicio que permite gestionar tus finanzas de manera segura, estando al tanto, en todo momento, de tu situación económica.

A través de este servicio, puedes comprobar el balance financiero de tu negocio para tener un control exhaustivo de tu dinero. También puedes verificar a qué se ha destinado cada gasto, y analizar cómo podrías incrementar tu ahorro mensual.

En este sentido, el servicio “Mis Finanzas” cuenta con una opción interesante para conseguirlo, “Mis Metas”. Así, te resultará más sencillo mantener el nivel de ahorro que necesitas en función de cuál sea tu objetivo final.

Gestionar tus finanzas y velar por la salud económica de tu negocio es clave para lograr un buen crecimiento, y en Caja Rural queremos ponértelo lo más fácil posible.

Artículos Relacionados