TecnologíaConoce las nuevas normas del IVA para tus compras online. ¿Cómo te afectan?

La nueva modalidad de tributación del IVA en las compras online ha cambiado el mercado para empresas y consumidores. Así es cómo afectará a tus pagos de productos en internet
29 septiembre, 20216068 min

Comprar en un comercio electrónico de confianza es una de las tareas que realizamos habitualmente, cuando queremos comprar unos zapatos, cuando necesitamos llevarnos un televisor nuevo para el salón o cuando, simplemente, nos apetece leer un libro que no podemos conseguir en una tienda local. Las nuevas normas del IVA, que entraron en vigor el 1 de julio, han cambiado el escenario para facilitarnos aún más las cosas.

 

El nuevo Real Decreto Ley 07/2021, 27 abril, pretende ajustarse a las nuevas directivas de la Unión Europea en conceptos como “la prevención del blanqueo de capitales, entidades de crédito, telecomunicaciones, medidas tributarias, prevención y reparación de daños medioambientales, desplazamiento de trabajadores en la prestación de servicios transnacionales y defensa de los consumidores”.

 

En este artículo queremos enseñarte cómo te afecta el nuevo IVA como consumidor, para que puedas organizar todas tus compras y consigas un buen nivel de ahorro, mientras encuentras las mejores ofertas y sigues una serie de consejos para hacer todos tus pagos con total seguridad.

 

¿Cómo ha cambiado el IVA para las compras online?

Como ya sabes, el IVA o Impuesto sobre el Valor Añadido es un impuesto indirecto que grava el consumo doméstico final de productos y servicios producidos tanto en el territorio nacional como en el exterior. La particularidad es que no se aplica de forma directa sobre la renta de los contribuyentes (como es el caso del IRPF), sino que se recauda cuando tiene lugar la transacción de compra venta de los productos y servicios.

 

Es importante entender este concepto, porque el nuevo IVA para los pagos en línea ha establecido un nuevo modelo legal, en el que se pasa de un sistema de tributación en origen a un modelo de tributación en destino. Lo que esto significa es que ya no es el consumidor el que está sometido al pago del impuesto, sino que son los Estados miembros los que recaudan el IVA que van a pagar sus consumidores nacionales cuando adquieren bienes y servicios con independencia de dónde esté el proveedor.

 

Para hacer las modificaciones y los nuevos sistemas de ventanilla única (que supone centralizar en única declaración los IVAs correspondientes a todas las ventas comunitarias, sin tener que declararlos en cada país) se va a partir de una serie de normativas que ya están vigentes, como es el régimen de sujeción al IVA de los servicios prestados por vía electrónica; la extensión de los sistemas de ventanilla única y la reforma del régimen comunitario de ventas a distancias.

 

¿Qué pasará con las plataformas de e-commerce y sus usuarios?

Las modificaciones afectarán en particular a vendedores y plataformas en línea que se encuentren dentro de la UE y también en terceros países, a empresas de mensajería y correos, a las autoridades aduaneras y fiscales de los Estados miembros y a los consumidores europeos.

 

Para los vendedores, el cambio en el IVA implica que el empresario del e-commerce deberá ser el que tribute cuando se den dos supuestos: cuando un empresario facilite la venta online de bienes importados de fuera de la Comunidad cuyo valor intrínseco no exceda los 150 euros; o bien cuando un empresario permita la venta de bienes de un proveedor que no está establecido en la Comunidad.

 

En última instancia, esto facilitará la tributación del IVA a los comercios electrónicos, porque podrán presentar un único modelo con las compras de sus clientes al organismo público autorizado mientras disfrutan de una ventaja impositiva frente a las empresas extranjeras que realizan los mismos servicios o venden los mismos productos que ellos en los Estados miembros.

 

Esta adaptación del sistema tributario mejora la competitividad de las empresas, a la par que aporta seguridad y transparencia para el cliente. Los consumidores también podrán aprovechar las ofertas que pondrán los comercios electrónicos a disposición de los usuarios, basándose en el impulso de ventas que conseguirán con las ventajas competitivas que tendrán frente a terceros países.