¿Cómo tributan las acciones?

Si tienes una cartera de inversión y no quieres cometer errores en la declaración de la renta 2021, presta atención a este post.
Educación Financiera3 mayo, 202245612 min

Blog Ruralvía » Educación Financiera » Cómo tributan las acciones
 
La campaña de la declaración de la renta 2021 se inició el pasado 6 de abril y se extiende hasta el próximo 30 de junio. Si has recibido unos ingresos brutos anuales por encima de los 22.000 euros o tienes beneficios en materia de ganancias patrimoniales, te interesa conocer cómo tributan las acciones y los fondos de inversión.

Tanto si decides delegar esta tarea en un gestor, como si tú mismo te animas a presentar la declaración de este 2021, conocer las obligaciones fiscales que hay detrás de los productos financieros y las carteras de inversión puede resultarte útil.

Fiscalidad de los productos financieros

Productos financieros como las acciones o los fondos de inversión están presentes en la base de ahorro de la declaración de la renta y, como tal, deben tributar en el IRPF. Sin embargo y al contrario de lo que suele pensarse, tener una cartera de inversión no nos obliga necesariamente a pagar impuestos. Esto solo sucede cuando vendemos acciones o recibimos dividendos.

Así, deberemos pagar un determinado porcentaje de IRPF cuando tengamos ganancias o pérdidas patrimoniales. Es decir, cuando recibamos beneficios o pérdidas de alguna operación financiera como la venta de acciones o participaciones de un fondo de inversión.

➤ Diferencia entre rendimiento explícito e implícito

A la hora de hablar de la tributación de los productos de inversión es importante tener claros dos conceptos derivados de este tipo de operaciones: el rendimiento explícito y el rendimiento implícito.

  • Rendimiento implícito: se trata de los beneficios o pérdidas obtenidos tras vender un producto financiero cuya titularidad ya no te pertenece. Por ejemplo, los ingresos derivados de vender unos bonos, acciones o participaciones de un fondo de inversión.
  • Rendimiento explícito: son aquellos que se derivan de la rentabilidad de un producto financiero pero del que se mantiene la titularidad del bien. Es decir, aquellos beneficios o pérdidas que genera un producto financiero que no hemos vendido. Aquí podríamos incluir los dividendos generados por las acciones de una empresa, por ejemplo.

De esta forma, la tributación de productos como los fondos de inversión se produce cuando existe un reembolso. Es decir, a partir del momento en el que recibimos los  dividendos resultantes. Los fondos de inversión no pagan impuestos mientras se mantenga el ahorro en el mismo.

Tributación compra y venta de acciones

A la hora de hacer la declaración de la renta, no tributan de igual forma las acciones de una compañía concreta, que los fondos de inversión o los bienes inmuebles.

Aunque las acciones y los dividendos obtenidos de los fondos de inversión tributan en la base de ahorro:

  • Las acciones lo hacen como ganancias patrimoniales.
  • Los dividendos como rendimientos de capital mobiliario.

Como se mencionaba anteriormente, las acciones generan rendimientos explícitos. Así, al momento de recibir los dividendos obtenidos, estos vendrán grabados automáticamente con un 19% y, posteriormente en función de la cantidad total recibida, estos podrán tributar hasta un máximo de un 23% de IRPF al requilibrarse los impuestos aportados al Estado en la declaración de la renta.

Por otro lado, el pago de impuestos por las acciones tiene lugar también cuando estas son vendidas, no cuando están simplemente en la cartera de inversión. De esta forma, en función de la cantidad obtenida por su venta, el gravamen impositivo será uno u otro.

➤ Ganancias patrimoniales

Hablamos de ganancia patrimonial cuando la acción en concreto se ha vendido a un precio superior al que fue comprada. Como sucede con otro tipo de beneficios económicos, cuando estos ingresos son recibidos están sujetos también al IRPF.

En función de la cantidad percibida, la tributación por la venta de acciones será uno u otro:

  • Ganancias de hasta 6.000 euros tributan al 19%.
  • Ganancias entre 6.001 y 50.000 euros tendrán una retención del 21%.
  • Ganancias por encima de 50.001 euros están sometidas a un porcentaje del 23% de retención.

De esta forma, la cifra total que deberemos incluir en el IRPF saldrá de restar a los ingresos obtenidos por la venta de las acciones, el precio de la compra inicial y los gastos derivados de estas operaciones.

➤ Otras particularidades de la venta de acciones

Además de la distribución impositiva mencionada en el párrafo anterior, la venta de acciones está sujeta a una serie de normas y donde aquella conocida como FIFO (First In, First Out) es una de las que más peso tiene.

Se trata de una normativa que hace referencia a los tiempos de venta y que exige al inversor vender antes las acciones que se compraron en primer lugar y, posteriormente, las más nuevas.

Igualmente, y respecto a la tributación de las acciones extranjeras, debes saber que en la mayor parte de los casos debes introducir los datos de forma manual en el programa renta web. Por ello es de suma importancia que te detengas a mirar el manual que ofrece la Agencia Tributaria para este tipo de casos y que consultes detalladamente con tu bróker las referencias exactas del valor.

Además, para aquellas operaciones donde hayan recibido ingresos de monedas diferentes al euro, deberás hacer la conversión teniendo en cuenta los datos referentes.

Facilidades de Grupo Caja Rural para invertir en bolsa

En un contexto inflacionista como el actual, cada vez son más los clientes que,  preocupados por el estancamiento de sus ahorros, deciden invertir en fondos de inversión o acciones.

Conscientes de esta incipiente necesidad entre sus clientes, desde las entidades de Grupo Caja Rural ponen a su disposición un equipo de asesores especializados en esta materia. De esta forma, los clientes reciben toda la información imprescindible antes de tomar una decisión financiera y de inversión.

Así, tras conocer en primer lugar los distintos productos y herramientas disponibles para comenzar a diseñar un plan de inversión, el equipo de asesores financieros de las entidades de Grupo Caja Rural explicarán al cliente interesado cuáles son las opciones a las que puede acogerse.

En función de cuál sea el perfil inversor del cliente, quizás le pueda resultar más interesante invertir en el mercado de valores, acciones internacionales, acciones nacionales o fondos de inversión. El abanico de productos y posibilidades financieras es tan amplio como perfiles inversores que existen.

Artículos Relacionados

{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}
{{ image }}

{{ title }}

{{ date }} {{ comments }}
{{ readingtime }} {{ viewcount }}