fbpx
 

EmpresasChina, ¿cómo exportar al gigante asiático?

China es una gran oportunidad para las empresas españolas que quieran introducirse en su mercado. Te contamos cómo exportar al gigante asiático y qué debes tener en cuenta para hacerlo con garantías de éxito
20 enero, 20205407 min

China y Estados Unidos son las principales potencias económicas mundiales. Aunque es la estadounidense la que encabeza el ranking, China triplicó el valor de su economía durante la década pasada y el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé un crecimiento del 6,3 por ciento, frente al 2,5 por ciento de Estados Unidos. El aumento de sus importaciones en los últimos años es una gran oportunidad para introducirse en su mercado. Pero, ¿cómo exportar al gigante asiático?

 

El país asiático es el mayor exportador del mundo y su imparable crecimiento le convierte en un mercado que cada vez demanda más productos. De hecho, España es líder en exportación de aceite de oliva y vino a China.

 

Consejos para exportar tus productos a China

Antes de nada es necesario evaluar los distintos sectores económicos y focalizarse en aquellos que tengan un mayor potencial. Para exportar a China se requiere una buena planificación y para ello hay que estudiar el mercado de forma exhaustiva. No sólo en cuanto a trámites burocráticos y políticas arancelarias, sino también aspectos culturales, como por ejemplo, sus costumbres, tradiciones, fórmulas de negociación… Y además, es importante no obviar la barrera lingüística.

 

Veamos qué otros aspectos debes tener en cuenta:

  • Código TARIC de la Comisión Europea. Es un código numérico que se asocia a cada mercancía dependiendo de su naturaleza. El TARIC está integrado por la nomenclatura arancelaria (compuesto por capítulos, partidas y subpartidas) y los derechos arancelarios (el gravamen asignado a cada una de las partidas y subpartidas). Para conocer el TARIC de los productos, se puede consultar la base de datos de la Dirección General de Fiscalidad y Unión Aduanera de la Comisión Europea.

Lo recomendable es incluir en la factura proforma el código de cada mercancía que se vaya a enviar para agilizar los trámites en la aduana.

 

  • Tasas e impuestos. Junto con los aranceles, todas las empresas extranjeras tienen la obligatoriedad de pagar el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), que es del 17%, además de otros impuestos comerciales.

 

  • Embalaje y etiquetado. Si lo que se va a exportar a China son productos alimentarios es necesario contar con un certificado fitosanitario. Además, todas las cajas deben contener, de forma externa, el peso bruto y neto, el tamaño y el país de origen. Tanto el etiquetado como las instrucciones o manuales que incluyan los productos deberán estar escritos en chino.

Desde la entrada en vigor de la Ley de Comercio Exterior, en julio de 2004, el Estado, además, puede restringir el comercio de importación o exportación por razones de seguridad nacional, escasez, interés público o moral, problemas sanitarios, así como imponer cuotas o contingentes arancelarios.

 

La importación de ciertos productos está sujeta a inspección y certificación de cumplimiento de estándares obligatorios de carácter nacional para el comercio doméstico o por obligación contractual. Una vez obtenido el certificado de calidad, se prosigue con el etiquetado de seguridad.

En cuanto a los productos alimenticios, se exige que todos los alimentos empaquetados (excepto al por mayor), ya sean locales o de importación, porten un etiquetado en chino indicando el nombre del alimento, lista de ingredientes, cantidad de ingrediente, contenido neto y escurrido, fecha de producción y duración mínima, nombre y dirección del fabricante o distribuidor, y país de origen.

Si estás interesado en exportar al gigante asiático, el ICEX ofrece información actualizada sobre el régimen arancelario y reglamentación, por lo que no dudes en consultarlo para que tus operaciones sean garantía de éxito.