EmpresasStartups y pymes: distintos modelos de negocio con leyes diferentes

Te contamos qué es una start up, su diferencia con las pymes, y las posibles medidas de apoyo e impulso en España.
16 abril, 201920714 min

Cuando hablamos de empresas de reciente creación, la tendencia natural es referirnos a ellas con los términos startup y pyme, indistintamente. Cuando, en realidad, hay ciertos aspectos que las hacen diferentes.

 

Matices como el tamaño o la facturación sirven para diferenciar distintas tipologías de empresas. Así, una micropyme, por ejemplo, cuenta con menos de diez trabajadores en plantilla y un volumen de negocio anual inferior a los dos millones de euros. Una gran compañía, como contraste, tiene más de 250 empleados y una facturación superior a los 50 millones de euros.

 

Startup y pymes, ¿por qué son diferentes?

Si nos referimos a una startup, más allá del tamaño y la facturación, entra en juego un aspecto más: la tecnología. Aquí es donde encontramos la esencia de este tipo de negocio y la principal diferencia con las pymes.

 

Una startup, por tanto, es una empresa emergente con un alto componente tecnológico. Está asociada, generalmente, a la innovación y cuenta con relevantes previsiones de crecimiento.

 

Una pyme es una pequeña y mediana empresa que engloba tres tipologías diferentes:

  • Microempresa o micropyme: tal y como os hemos comentado, es aquel negocio que tiene una decena de empleados y factura anualmente en torno a los dos millones de euros.
  • Pequeña empresa: aquella que cuenta con una plantilla de menos de 50 trabajadores y un volumen de negocio inferior o igual a diez millones de euros;
  • Mediana empresa: tiene menos de 250 empleados y una facturación menor o igual a 50 millones de euros.

 

Facebook, Google o Amazon, por ejemplo, nacieron como startups pero hoy, como sabéis todos, son grandes compañías.

 

Ley de Startups

El auge de las startups, sus singularidades y el auge de emprendedores que  tienen una idea innovadora y están dispuestos a convertirla en empresa, ha llevado al Gobierno a impulsar la Ley de Fomento del Ecosistema de Startups, conocida como Ley de Startups.

 

Durante dos meses, entre diciembre de 2018 y enero de este año, ha estado abierta una consulta pública previa a la elaboración del texto del anteproyecto con el objetivo de recoger y responder a las diferentes necesidades y sensibilidades de este ecosistema.

 

La idea de esta consulta pública es contar con la opinión real de los ciudadanos y de las empresas con respecto a cuestiones como la delimitación conceptual de una startup, los requisitos que deberán cumplir los agentes inversores privados o business angels, y las medidas necesarias para el apoyo e impulso a la creación y actividad de las startups.

 

España busca dar forma a una legislación adaptada a la realidad de estas compañías. El fín último es reconocer una naturaleza jurídica específica para estas empresas, además de crear un marco legal adecuado al emprendimiento de base tecnológica. Este tipo de negocios requieren flexibilidad ante el dinamismo de su ecosistema innovador.

Medidas de apoyo e impulso a las startups de España

Tal y como recogía la consulta pública, las medidas de apoyo e impulso a las startups en España, que recogería esta futura ley,  son:

 

  • Incentivos fiscales a las actividades de investigación, desarrollo e innovación tecnológica, así como en relación con las inversiones y financiación de startups.
  • Incentivos en materia laboral, de Seguridad Social, y apoyo a la captación y fidelización del talento.
  • Medidas de discriminación positiva para favorecer la diversidad de género en el emprendimiento e incentivarlo entre colectivos vulnerables.
  • Incentivos a las grandes empresas para integrar la actividad de startup en su cadena de producción de bienes y servicios.
  • Mejora de los mecanismos de segunda oportunidad.
  • Simplificación de cargas administrativas.
  • Medidas de impulso al uso de instrumentos de compra pública que promuevan la participación de start ups en los proyectos de la Administración.
  • Medidas encaminadas a identificar y afrontar elementos relacionados con el talento, el emprendimiento y la cultura empresarial que sea necesario activar.

 

Si tú estás pensando en montar una empresa o tienes una idea que te ronda la cabeza y crees que puede ser un buen negocio, no dudes en acercarte a una oficina de tu entidad del Grupo Caja Rural, donde te asesorarán sin compromiso sobre todas las opciones de financiación disponibles.

Si tu entidad no aparece en el listado, búscala en nuestro mapa aquí.