Cómo las sequías y los aumentos de temperatura afectan a la producción de alimentos y su precio

El cambio climático y las sequías afectan la producción de alimentos generando secuelas económicas y sociales.
Sostenibilidad16 enero, 202470415 min

Blog Ruralvía » Sostenibilidad » Sequía, aumento de la temperatura y precios de los alimentos

 

El cambio climático, concretamente las sequías y los aumentos de temperatura, tienen un impacto significativo en la producción de alimentos y su precio. Y, es que, tal y como mantienen en el Foro Económico Mundial y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), estos fenómenos climáticos extremos representan una de las principales amenazas para la seguridad alimentaria a nivel global.

 

La sequía y la falta de agua: causas y consecuencias

La sequía es un fenómeno caracterizado por la escasez de agua en una determinada región durante un período prolongado de tiempo. Sus causas pueden ser diversas, como la falta de precipitaciones, el cambio climático, la mala gestión del agua y la sobreexplotación de los recursos hídricos. Sea como sea, esta situación tiene importantes consecuencias tanto a nivel económico como medioambiental y social.

  • La sequía afecta a la agricultura, ya que las plantas necesitan agua para su crecimiento y desarrollo. La falta de agua puede reducir drásticamente la productividad agrícola, lo que a su vez puede provocar una disminución en la disponibilidad de alimentos y un aumento en los precios.
  • La escasez de agua también tiene un impacto en otros sectores, como la industria y el turismo. Las empresas pueden experimentar dificultades para llevar a cabo sus actividades de producción, lo que puede afectar a la economía local.
  • En términos medioambientales, puede dar lugar a la desertificación de áreas previamente fértiles, la pérdida de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas acuáticos. Además, de incrementar el riesgo de incendios forestales y la propagación de enfermedades transmitidas por el agua.
  • A nivel social, la falta de agua puede generar tensiones y conflictos entre diferentes usuarios del agua, como agricultores, industrias y comunidades locales. Además, afecta de manera desproporcionada a las poblaciones más vulnerables, que pueden sufrir problemas de salud debido a la falta de agua potable y saneamiento adecuado.

 

El Efecto en la producción agrícola: ¿Cómo afecta a los cultivos?

La sequía, tal y como se ha mencionado, reduce la disponibilidad de agua necesaria para el desarrollo de los cultivos. Esto provoca una disminución en la calidad y cantidad de los alimentos producidos, lo que a su vez puede llevar a aumentos en los precios de los productos agrícolas. Además, la falta de agua también puede afectar negativamente la capacidad de los agricultores para mantener sus medios de vida, lo que conlleva mayores riesgos económicos y sociales.

 

Ganadería en crisis: escasez de pasto y agua para el ganado

La ganadería actualmente enfrenta una crisis debido a la escasez de pasto y agua para el ganado. Además, esta situación se ve agravada por problemas medioambientales, que afectan negativamente a la disponibilidad de recursos necesarios para la cría y alimentación del ganado.

 

Aumento de los precios: el impacto de la escasez en el bolsillo del consumidor

El aumento de los precios es una realidad que afecta directamente el bolsillo del consumidor. Según el último Informe de Riesgos Globales del Foro Económico Mundial, la crisis del coste de la vida y los riesgos medioambientales son dos de los principales desafíos a los que nos enfrentamos.

La sequía, por ejemplo, ha demostrado ser un factor determinante en el encarecimiento de los productos. Este fenómeno provoca una disminución en la producción de alimentos, lo que a su vez eleva los precios de estos. Además, la escasez de agua puede tener un impacto directo en la producción de energía, lo que también influye en los precios finales.

La mala gestión del agua y el cambio climático también están vinculados a la subida de los precios. La sobreexplotación de este recurso esencial, junto con la falta de políticas adecuadas para su conservación, genera costes adicionales que se trasladan al consumidor.

Por todo ello, para afrontar este desafío, resulta fundamental adoptar prácticas más responsables tanto a nivel individual como a nivel empresarial, así como el impulso de políticas que fomenten la conservación y el uso responsable de los recursos.

 

Secuelas económicas: los riesgos para los países dependientes de la agricultura

La agricultura desempeña un papel fundamental en la economía de muchos países, especialmente aquellos que dependen en gran medida de este sector. Sin embargo, la creciente crisis del coste de la vida y los riesgos medioambientales están generando secuelas económicas significativas para estas naciones.

La sequía, uno de los principales riesgos medioambientales ya mencionados, tiene un impacto devastador. Este fenómeno climático dificulta la producción de alimentos y afecta negativamente a los ingresos de los agricultores.

La sobreexplotación de los recursos hídricos y la falta de medidas adecuadas de conservación del agua agravan la situación, especialmente en regiones con escasez de agua. Estos problemas pueden generar tensiones sociales, económicas y políticas.

Además, la crisis del coste de la vida también supone un desafío económico significativo sobre todo para estos países. El aumento de los precios de los alimentos y otros productos básicos puede limitar el poder adquisitivo de la población y tener un impacto negativo en la economía en general. Esto se agrava cuando los países dependientes de la agricultura no tienen una diversificación económica adecuada, lo que los deja expuestos a las fluctuaciones en los precios de los productos agrícolas.

 

Estrategias para afrontar el impacto de las sequías

La estrategia clave para afrontar las sequías es la gestión eficiente del agua.

  • Es fundamental promover el uso responsable y sostenible del agua, implementando medidas de conservación y reutilización, así como la modernización de infraestructuras que permitan una distribución equitativa y racional del recurso hídrico.
  • Es necesario fomentar la diversificación de las fuentes de suministro. Esto implica buscar alternativas como la desalinización, el uso de aguas subterráneas y la captación y almacenamiento de agua de lluvia.
  • Otra estrategia para afrontar el impacto de las sequías es la promoción de prácticas agrícolas sostenibles. Esto implica el uso de técnicas de riego eficientes, el cultivo de variedades resistentes a la sequía, la implementación de sistemas de cultivo protegidos y el fomento de la agricultura de conservación.
  • Es fundamental contar con sistemas de alerta temprana y planes de contingencia ante sequías. Estos deben contemplar medidas como la restricción del uso del agua en momentos de escasez, la implementación de programas de ayuda a los sectores afectados y la educación y concienciación de la población sobre la importancia de la conservación del agua.
  • Por último, es primordial invertir en investigación y desarrollo de tecnologías y prácticas que contribuyan a mitigar el impacto de las sequías.

 

Sostenibilidad en la agricultura: el compromiso de Grupo Caja Rural

Grupo Caja Rural tiene un fuerte compromiso con la sostenibilidad en la agricultura y reconoce los desafíos que enfrenta el sector debido a, entre otros, fenómenos como las sequías y los aumentos de temperatura. Por ello, como entidad financiera comprometida con el desarrollo rural, Grupo Caja Rural busca adaptarse y apoyar las políticas de sostenibilidad que contribuyen a la protección del medio ambiente y al desarrollo de prácticas agrícolas resilientes. A través de esta responsabilidad, Grupo Caja Rural colabora con los agricultores y promueve soluciones sostenibles que permitan enfrentar los desafíos del cambio climático y garantizar la seguridad alimentaria a largo plazo.