La geotermia en la lucha contra el cambio climático: perspectivas globales

La geotermia utiliza el calor del interior de la Tierra para generar energía limpia y sostenible.
Sostenibilidad9 octubre, 202371912 min

Blog Ruralvía » Sostenibilidad » Geotermia y cambio climático

 

Se ha posicionado como una alternativa prometedora en la lucha contra el cambio climático a nivel global, pero, exactamente ¿qué es la geotermia? Se trata de una tecnología que aprovecha el calor natural del interior de la Tierra para generar energía térmica y eléctrica de manera sostenible y limpia. A través de esta extracción del calor almacenado en el subsuelo, la geotermia contribuye a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y disminuir la dependencia de combustibles fósiles.

 

La reducción de emisiones de gases de efecto invernadero

La reducción de emisiones de gases de efecto invernadero es un objetivo fundamental en la lucha contra el cambio climático, y la geotermia se presenta como una alternativa clave para lograrlo ya que, esta tecnología, tal y como hemos mencionado, aprovecha el calor natural que emana del subsuelo para generar energía de manera sostenible y eficiente.

La geotermia se basa en el uso del calor del interior de la Tierra, que se encuentra en forma de agua caliente o vapor, mediante la perforación de pozos geotérmicos. A través de este proceso, se puede obtener energía térmica para calefacción y agua caliente sanitaria en viviendas, edificios y complejos industriales.

Además, la geotermia también puede ser utilizada para generar electricidad, a través de la instalación de plantas geotérmicas. Estas plantas aprovechan el vapor de agua generado para mover turbinas y producir electricidad sin la necesidad de utilizar combustibles fósiles, lo que contribuye significativamente a la reducción de emisiones de CO2 y de otros gases contaminantes.

Del mismo modo, cabe destacar también que resulta particularmente interesante en aquellos lugares donde existen fuentes geotérmicas accesibles, como volcanes, zonas sísmicas o áreas con aguas termales.

 

Beneficios medioambientales de la energía geotérmica

La energía geotérmica ofrece una serie de beneficios medioambientales significativos en la lucha contra el cambio climático.

  • En primer lugar, es una fuente de energía renovable y duradera, que se regenera de manera natural a través del tiempo. Esto la convierte en una opción sostenible a largo plazo, sin agotar los recursos naturales.
  • En segundo lugar, la energía geotérmica tiene un bajo impacto ambiental. A diferencia de otras fuentes de energía, no requiere la quema de combustibles fósiles, lo que se traduce en una reducción significativa de emisiones de gases de efecto invernadero y de contaminantes atmosféricos.
  • Además, esta forma de energía no produce residuos peligrosos ni tóxicos, ya que no se generan subproductos nocivos durante su proceso de producción. Esto contribuye a la preservación de la calidad del aire, el agua y el suelo, minimizando los riesgos para la salud humana y la biodiversidad.

 

Ejemplos de uso

La energía geotérmica tiene numerosos usos en diferentes ámbitos. Te contamos algunos de ellos.

  • En el sector residencial, se utiliza para la climatización de viviendas, proporcionando calefacción en invierno y refrigeración en verano de manera eficiente y sostenible. También se emplea en la producción de agua caliente sanitaria.
  • En la industria, la geotermia se usa para generar energía eléctrica a través de plantas geotérmicas. Estas aprovechan el calor del subsuelo para impulsar turbinas que generan electricidad de forma continua y sin emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Además, la energía geotérmica es empleada en aplicaciones agrícolas, como la climatización de invernaderos o la calefacción de suelos para optimizar el crecimiento de cultivos.

 

La central de geotermia de Svartsengi, en Islandia

La central de geotermia de Svartsengi, ubicada en Islandia, es un ejemplo destacado del uso de la energía geotérmica. Esta planta utiliza el calor natural del subsuelo para generar electricidad y suministrar calefacción y agua caliente a la comunidad local. Al aprovechar esta fuente renovable y sostenible, la central de geotermia de Svartsengi contribuye a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y a combatir el cambio climático. Además, este proyecto ha creado empleo y ha impulsado el desarrollo económico de la región, convirtiéndose en un claro ejemplo de cómo la energía geotérmica ofrece beneficios medioambientales y se perfila como una solución clave en la transición hacia un futuro más sostenible.

 

La utilización de aguas termales para calefacción urbana: el caso alemán

Alemania ha aprovechado al máximo el potencial geotérmico de sus recursos naturales para proporcionar calor sostenible y eficiente a las comunidades. El sistema se basa en la extracción de aguas subterráneas de altas temperaturas, que se utilizan como fuente de calor para calentar edificios y suministrar agua caliente sanitaria a través de una red de distribución. Este enfoque reduce la dependencia de los combustibles fósiles, disminuye las emisiones de carbono y contribuye a la transición hacia un modelo energético más sostenible. Además, este tipo de sistema garantiza una fuente de calor duradera y confiable, lo que beneficia tanto al medio ambiente como a la economía local.

 

Usando geotermia para refrigeración: el Intercambiador de Transportes de Moncloa, en Madrid

El proceso de geotermia en el Intercambiador de Transportes de Moncloa, ubicado en Madrid, consiste en la extracción del agua subterránea, que se encuentra a una temperatura constante durante todo el año. El agua, una vez aprovechada su energía térmica, es devuelta al subsuelo a través de pozos de inyección, sin causar impacto ambiental.

Este sistema de geotermia permite la refrigeración de los espacios interiores de manera eficiente, garantizando un confort térmico para los usuarios y reduciendo los costes energéticos. Por consiguiente, contribuye a la mitigación del cambio climático al eliminar la necesidad de sistemas de enfriamiento convencionales que dependen de combustibles fósiles.

La implementación de este tipo de soluciones energéticas renovables demuestra el compromiso de España en la transición hacia la sostenibilidad.