¿Cómo elegir un aire acondicionado eficiente?

Descubre cómo elegir un aire acondicionado eficiente, considerando la capacidad de refrigeración, la eficiencia energética y el mantenimiento adecuado
Sostenibilidad4 julio, 2023129617 min

Blog Ruralvía » Sostenibilidad » Cómo elegir aire acondicionado

 

En los meses de verano, contar con un buen aire acondicionado en casa o en la oficina se vuelve imprescindible. Sin embargo, con tantas opciones en el mercado y la proliferación de términos técnicos, puede resultar difícil elegir el equipo adecuado. En este artículo, te ayudamos a elegir un aire acondicionado eficiente, con un almacenamiento de energía que se adapte a tus necesidades y cuidando, además, el medio ambiente y tu bolsillo.

 

Tipos de aire acondicionado y su eficiencia energética

Existen diferentes tipos de aire acondicionado en el mercado, cada uno con características diferentes en cuanto a su eficiencia energética. 

  • Split. Es el tipo más común y eficiente, tiene un sistema de refrigeración y ventilación dividido en dos partes: una unidad exterior y otra interior. Además, suelen tener certificaciones energéticas A o superior.
  • Portátil. Este tipo de aire acondicionado es fácil de instalar, pero su eficiencia energética es más baja que la de otros modelos debido a su tamaño compacto.
  • Centralizado. Es ideal para grandes superficies, pero su puesta en marcha y mantenimiento requieren de profesionales especializados. Tiene un alto nivel de eficiencia energética y un control centralizado del clima.
  • Ventana. Se instala en una abertura de la pared y es una opción más económica, pero su eficiencia energética es baja. Además, suele ser ruidoso y requiere de mantenimiento frecuente.

 

Aire acondicionado central: el sistema más eficiente para enfriar toda la vivienda

El aire acondicionado central es una excelente opción para enfriar toda la casa de manera uniforme, además de ser un sistema más eficiente energéticamente hablando. Este tipo de equipo se instala en el techo de la vivienda y distribuye el aire a través de conductos a cada habitación de la casa, proporcionando una temperatura agradable durante todo el año.

Al elegir un aire acondicionado central es importante tener en cuenta la etiqueta energética, ya que esto determinará el consumo de energía que tendrá el equipo a largo plazo. También se recomienda optar por un equipo de alta eficiencia energética y con tecnología Inverter, que permite adaptar el consumo de energía a las necesidades de enfriamiento del entorno en tiempo real.

Otro elemento importante es el mantenimiento. Este tipo de equipo requiere un mantenimiento regular para asegurarse de que esté funcionando de manera óptima, lo que permitirá aumentar su vida útil y reducir su consumo energético a largo plazo.

 

Aire acondicionado split: Eficiencia y versatilidad para espacios individuales

Como hemos mencionado, el aire acondicionado split es una excelente opción si lo que se busca es eficiencia y versatilidad para enfriar espacios individuales de tu hogar. Se trata de una solución más económica que un aire acondicionado central, ya que no requiere de grandes obras para instalarse en la pared.

A la hora de elegir un aire acondicionado split es importante considerar la potencia necesaria para enfriar la habitación, el nivel sonoro del equipo, la eficiencia energética, la tecnología Inverter y la etiqueta energética. Estas características pueden marcar la diferencia entre un equipo eficiente y económico o uno que consume mucha energía y resulta costoso a largo plazo.

Además de la elección adecuada del equipo, es necesario no olvidarse de hacer el mantenimiento regular, limpiando los filtros del aire acondicionado y revisando su estado para asegurarnos de su buen funcionamiento.

 

Aire acondicionado portátil: una opción flexible pero menos eficiente

¿Estás buscando una solución de aire acondicionado que sea flexible y fácil de transportar? El aire acondicionado portátil puede ser una buena opción. Este tipo de aire acondicionado tiene la ventaja de que puedes moverlo de una habitación a otra según lo necesites. Sin embargo, hay que tener en cuenta que su eficiencia es menor que la de los sistemas de aire acondicionado tradicionales.

El funcionamiento de los aires acondicionados portátiles implica la expulsión del aire caliente hacia el exterior por medio de un tubo que se conecta a una ventana o a una puerta abierta. Como consecuencia, es posible que el aire caliente entre de nuevo en la habitación y se generen corrientes de aire, lo que hace que el proceso de enfriamiento sea menos eficiente.

Además, estos aires acondicionados tienen una potencia reducida en comparación con los sistemas de aire acondicionado fijos. Esto significa que no son adecuados para enfriar grandes superficies o para mantener temperaturas muy bajas en espacios cerrados. En este sentido, es importante elegir un modelo con una potencia adecuada a las dimensiones de la habitación en la que se va a utilizar.

Otro aspecto a valorar es el consumo de energía. Aunque los aires acondicionados portátiles son más eficientes desde un punto de vista energético que otros electrodomésticos que generan calor, su eficiencia energética es menor que la de, por ejemplo, los splits. Esto se debe a que en los sistemas portátiles se genera un mayor calor residual que en los sistemas fijos, lo que aumenta el consumo energético.

 

Consideraciones para elegir el tamaño adecuado de aire acondicionado

A la hora de elegir un aire acondicionado es fundamental valorar cual es el tamaño más adecuado para la habitación o espacio a enfriar, ya que esto puede afectar tanto al rendimiento como al consumo del equipo.

Para calcular la capacidad de refrigeración necesaria, es necesario conocer la superficie de la habitación en metros cuadrados y el volumen de aire que debe renovarse por hora. Además, se deben considerar otros factores como la cantidad de personas que ocuparán el espacio, la orientación y la altura del techo.

Otro punto clave es la ubicación y orientación del espacio a enfriar. Si el tamaño del equipo no es el adecuado o si se encuentra en una ubicación que recibe una gran cantidad de luz solar directa, podría generar un mayor consumo energético y no ser tan efectivo como se espera. 

Por último, no olvides tener en cuenta la eficiencia energética del equipo. Una buena opción es elegir un aire acondicionado con etiqueta energética A+++ que son equipos de alta eficiencia energética, lo que permitirá ahorrar en la facturación eléctrica a largo plazo.

 

Consejos para ahorrar energía y reducir costes de aire acondicionado

Si deseas mantener fresca tu casa y reducir el consumo de energía, hay algunas cosas que puedes hacer al elegir, instalar y utilizar tu sistema de aire acondicionado. Te damos algunos consejos:

  • Establece la temperatura adecuada para maximizar el ahorro energético y reducir costes. Los expertos recomiendan mantener el termostato en 24 grados durante el verano y utilizar el modo de ahorro de energía para que el aire acondicionado no trabaje en exceso.
  • Aprovecha la ventilación natural y reduce el uso del aire acondicionado, especialmente durante las horas menos calurosas del día. Para lograrlo, abre las ventanas y deja que el aire fresco entre en la casa. También utiliza cortinas o persianas para bloquear la entrada de la luz solar y reducir la carga térmica de la casa.
  • Mantén limpios los filtros y realizar un mantenimiento regular. Los filtros sucios hacen que el aire acondicionado trabaje más, lo que aumenta su consumo de energía y su costo. Por lo tanto, es necesario limpiarlos regularmente y, si es posible, programar un mantenimiento anual por parte de un técnico especializado.

 

Mejora la eficiencia de tu hogar: financiación para reformas con Grupo Caja Rural

Son muchos los que en verano se animan a reformar su vivienda. En esta línea, las entidades de Grupo Caja Rural están comprometidas con la sostenibilidad, por ello quieren asegurarse de que todos los clientes tengan acceso fácil a financiamiento para sus proyectos de mejora de la vivienda, ofreciendo varios tipos de financiación, como, por ejemplo, para realizar reformas y mejoras en el hogar, incluyendo préstamos personales destinados a la eficiencia energética en tu vivienda. Consulta con tu entidad financiera más cercana para más información.